Italia no seduce: le prestan, pero a tasa aún más alta

Edición Impresa

Roma - Italia volvió a recaudar ayer capital fresco en los mercados con una nueva subasta de deuda en condiciones más favorables que las anteriores, aunque no logró colocar el máximo previsto, informó ayer su agencia de deuda nacional. Roma colocó 7.020 millones de euros, cuando estaba prevista una suma de entre 5.000 y 8.500 millones de euros. Los bonos a 10 años recaudaron 2.500 millones de euros a un tipo del 6,98%, frente al 7,56% de una subasta similar en noviembre.

Los bonos con vencimiento en 2021 totalizaron 1.176 millones de euros a un interés del 6,70%, mientras otra partida con vencimiento en 2014 recaudó 2.538 millones de euros al 5,62%, frente al 7,89% de noviembre. Una partida de bonos variable con vencimiento hasta enero de 2018 aportó 803 millones de euros al 7,42%. Pese a todo, la caída de los intereses no fue tan pronunciada como en la subasta del miércoles.

El primer ministro italiano, Mario Monti, consideró que las subastas de estos dos días «han ido bastante bien», al tiempo que calificó estos resultados de «alentadores». Sin embargo, Monti lanzó un llamado de atención y aseguró que pese a estos resultados el Ejecutivo «no da por concluidas las turbulencias financieras».

Desde su llegada al Gobierno italiano a mediados de noviembre, sustituyendo a Silvio Berlusconi, cuyo Gobierno fue barrido por los escándalos y la crisis de la deuda, Monti puso en marcha medidas para calmar a los mercados, poniendo orden a las cuentas públicas. Justo antes de Navidad, el Gobierno Monti adoptó el tercer plan de austeridad en menos de seis meses, que prevé una reducción del Presupuesto de 20.000 millones de euros, gracias a un alza de la fiscalidad en el sector inmobiliario y a un endurecimiento de los regímenes de jubilaciones.

Los grandes partidos políticos italianos, inquietos por el impacto recesivo del plan, reclamaron con urgencia medidas para favorecer el crecimiento. Éstas podrían pasar por un amplio programa de liberalizaciones y una simplificación de los trámites administrativos. Monti también reveló ayer que estudia una reforma laboral para aumentar la «flexibilidad» con el fin de facilitar la contratación de «precarios» y la movilidad. El Estado también podría reducir entre 100 y 150 millones de su deuda vendiendo inmuebles de prestigio y cediendo participaciones de las compañías públicas.

Por otro lado, Monti apeló a las autoridades alemanas a no fijarse en una perspectiva a corto plazo, centrándose únicamente en la disciplina presupuestaria y criticó que Berlín «debería haber podido y debido hacer más obra pedagógica para explicar a su opinión pública los enormes beneficios que Alemania saca del mercado único europeo».

Agencias DPA, EFE y AFP

Dejá tu comentario