JOSÉ TASA: El “blue” ya no es estacional

Edición Impresa

El periodista se encuentra con José Tasa, en medio de las agitadas jornadas que se viven en el mercado cambiario. Fluye fácil la información: este operador con acceso a funcionarios y a grandes jugadores de la plaza local da su visión sobre el rumbo del blue. Se da el lujo de pasar un dato de una petrolera. En el café del InterContinental, en medio de funcionarios del PRO, relacionistas públicos y otros merodeadores, se produjo el siguiente diálogo.

Periodista: ¿ Hasta dónde puede llegar el dólar?

José Tasa:
Primero decían el aguinaldo, después el cambio de quincena, pero lo concreto es que ya comienzan a pagarse los salarios de enero y de nuevo el público va a tener pesos en la mano. El que tiene margen, ya no compra electrodomésticos o LCD o autos: va al blue. Más cuando sabe que no baja. Miran lo que pasa en Venezuela, con la brecha en 200% o 300% y nada los asusta.

P.: ¿Y en el Gobierno que le transmiten?

J.T.:
En el BCRA puntualmente señalan que a los precios de cierre son pocas las operaciones que se hacen, que los que compran son los que no pueden justificar gastos, que la suba del blue no impacta en la inflación porque las importaciones se hacen al tipo de cambio oficial... todo eso. El grifo, es decir, las compras que habilitan a viajeros, lo abren de 10 a 10.30 horas; es decir, sigue muy cerrado. Yo se lo advertí: no iban a intervenir.

P.: Pero con la brecha en el 60% algo tendrán que hacer.

J.T.:
La base es que no querían sacrificar 500 millones de dólares en reservas para financiar a los que viajan al exterior. Pero está claro que jamás se imaginaban que el blue iba a saltar tanto. Las declaraciones de Guillermo Moreno sobre un dólar oficial a seis pesos alimentaron las expectativas de devaluación; nadie lo desmintió. Es una minicorrida en el blue. Sube de precio y nadie piensa que está caro. No creo que haya cambios en el accionar oficial. Insisto, como la semana pasada. Ahora fíjese que es diferente de lo que sucede con disparadas anteriores. Acá el contado con liqui, el que se utiliza para girar dólares al exterior, está más abajo que el blue. Es claramente una muestra de que el público quiere dolarizarse, no fugarlos del país.

P.: La tasa debería subir más...

J.T.:
Es parte del problema. El BCRA absorbe pesos, pero los rendimientos no suben. Encima hay que recordar que la tasa Badlar a un mes acá está cocinada. Como es la referencia para las tasas de los préstamos, el Gobierno no quiere que suba e impulsa que las colocaciones se hagan a más de un mes. Un clásico.

P.: Los bonos y las acciones vienen resistiendo...

J.T.:
Puntualmente, sobre YPF me dicen que está en ciernes un acuerdo con Repsol. Sería un decreto de Neuquén entregándoles áreas en propiedad, no en concesión, en compensación por la expropiación de las acciones de YPF. Hasta dicen que en poco tiempo se anunciaría. Pero es la visión existente en algunos jugadores del mercado. Yo se la paso.

P.: Y los bonos en dólares...

J.T.:
Hay que distinguir las cotizaciones. Si se compran con pesos obviamente siguen la evolución del blue. Por eso usted lee suben los bonos. Pero en realidad las cotizaciones en dólares sufren bajas. El Boden está a 88 dólares y debería cotizar a 95 en condiciones normales. El seguro contra un default argentino está 1.500 puntos arriba del de Venezuela. El fallo de la Cámara de Apelaciones en Nueva York por los juicios de acreedores mantendrá a todos los tenedores de papeles en vilo. Los papeles argentinos no fueron invitados a la fiesta de Wall Street. ¿Estamos?

@guillermolabord

Dejá tu comentario