Juraron Doñate y Reyes ante Rosatti (queda sepultado “el golpe blando de la Corte”)

Edición Impresa

Con la incorporación de los dos representantes del Congreso se normaliza Consejo en formato de 20 miembros. Kirchnerismo y UCR conformes. Juez, mira desde afuera. Se planifica labor para semana próxima.

El senador Martín Doñate y la diputada Roxana Reyes juraron ayer ante la Corte Suprema de Justicia como nuevos representantes del Congreso en el Consejo de la Magistratura, el órgano constitucional que selecciona y remueve jueces. El juramento de rigor fue tomado por el presidente de la Corte, Horacio Rosatti, en el salón Bermejo del Palacio de Justicia y con este trámite quedó integrado el nuevo Consejo con veinte miembros, como dispuso el alto tribunal en diciembre pasado.

El martes último, los cuatro ministros de la Corte firmaron la acordada 11/2022 que aceptó el ingreso de los dos representantes políticos, cuyas designaciones fueron cuestionadas en el fuero en lo Contencioso Administrativo federal. Doñate y Reyes fueron designados por las autoridades de ambas cámaras del Congreso ante el Consejo de la Magistratura el 20 de abril pasado y asumen casi un mes después.

Si bien hay una nueva ley para la regulación del Consejo de la Magistratura con media sanción del Senado y estado parlamentario en Diputados, de aquí en más y hasta que se promulgue otro norma, el Consejo funcionará con veinte miembros y la presidencia a cargo de Rosatti, en su condición de titular de la Corte.

Reyes juró por Dios y Doñate por la Patria ante Rosatti y bajo la atenta mirada de los ministros Juan Carlos Maqueda, Ricardo Lorenzetti y Carlos Rosenkrantz, mientras que desde el público acompañaron casi todos sus colegas consejeros, menos Diego Molea, Ricardo Recondo y María Inés Pilatti Vergara, ausentes con aviso.

En los últimos días, la justicia federal en lo Contencioso Administrativo rechazó los recursos presentados por el senador Luis Juez y por el presidente del bloque del Frente de Todos en Diputados, Germán Martínez.

En el caso del legislador del PRO, el argumento para impugnar la elección de Doñate era que el bloque oficialista dividió la bancada como una “maniobra” para quedarse con su lugar en el Consejo, mientras que Martínez cuestionó por “ilógico” que el bloque mayoritario se quede con un representante y la oposición con dos. La pretensión de Juez fue rechazada en primera y segunda instancia en el fuero en lo Contencioso Administrativo federal, lo que deja un per saltum con pocas chances pendiente.

Ayer, concluyó el proceso de adecuación y según fuentes del Consejo, la semana que viene la comisión de labor definirá una agenda de trabajo con los nuevos integrantes. Pese a que el oficialismo había advertido que la Corte había hecho un “golpe institucional” asumiendo la presidencia del Consejo, todas las instancias involucradas terminaron por convalidar su presencia para que el órgano retome el formato de 20 y avance en su cometido.

Dejá tu comentario