La Bolsa argentina, ¿la estrella que emerge?

Edición Impresa

En los últimos días se ha leído, escuchado y ha sido noticia que la Bolsa argentina, según su índice Merval, viene rompiendo en forma sucesiva máximos históricos, y el viernes fue el cierre semanal más alto de su historia como índice. En efecto, el índice que agrupa a las principales empresas de la Argentina ha cerrado en niveles de 2.486,55 puntos. Estos niveles son superiores a los verificados en el año 2007 antes de la gran caída de 2008, explicada por muchos analistas por motivos propios del país (crisis del campo) y ajenos debido al contexto internacional (gran crisis de los mercados mundiales).

Sin embargo, si ponemos la Bolsa argentina medida en términos de dólares, y si la comparamos con todas las Bolsas latinoamericanas en términos de dólares tendremos un adecuado marco para hacer un análisis más completo y entender que la Bolsa argentina es la más atrasada en términos de dólares de todo Latinoamérica. Sólo Venezuela luego de la última devaluación ha rendido en dólares menos que la Argentina en los últimos 21 años.

En primer término, la Bolsa argentina en términos de dólares hizo su pico en junio de 1992 en 900 dólares (época del 1 a 1 de la convertibilidad) y dichos máximos nunca han sido superados luego de 19 años de mercados (un caso único latinoamericano sólo visto en Venezuela). Ni la suba de 1997 del segundo mandato de Menem, que estuvo muy cerca de hacerlo, ni la gran suba hasta el mejor momento de Néstor Kirchner en 2007 (760 dólares) y tampoco ahora que sería la mejor suba que está mostrando el Gobierno de CFK, que nos ha llevado a máximos históricos sin ajuste y a niveles de 645 dólares, el índice ha podido con los máximos del año 1992.

Hoy el Merval en dólares está en niveles de 645 dólares, esto es un 28 % debajo del valor máximo que el Merval alcanzó 19 años atrás.

Como mencionáramos, la Bolsa argentina junto con la Bolsa venezolana son las únicas que no han superado los importantes picos de la década del 90.

Brasil, México, Chile, Colombia y Perú, todos lo hicieron.

Vayamos al análisis (datos y gráficos gentileza de Economática).

Si algún inversor hubiera invertido 1.000 dólares en cada uno de los países latinoamericanos el 1 de enero de 1990 en el inicio de la década de los 90, ¿cuánto dinero tendría en la actualidad?

Para hacer este comparativo aquí van los supuestos del análisis.

1) Asumimos que el inversor invirtió comprando las acciones que componen cada índice en la misma proporción de la participación de cada una de las acciones en sus índices latinoamericanos, ya sea Bovespa en Brasil, IPC en México, IGBC en Colombia, IGBVL en Perú, IPSA en Chile, Merval en la Argentina y el índice de la Bolsa venezolana.

2) Asumimos que el inversor fue adaptando su inversión a los diferentes cambios en participación que han sufrido sus índices a través de estos 21 años.

3) No estamos asumiendo ni los efectos de inflación americana, ni la devaluación del dólar contra la canasta de monedas.

Bovespa

Empezaremos por el tan promocionado Brasil: el índice Bovespa al iniciar el año 1990 valía 1.492 dólares, mientras hoy, 21 años después, se encuentra en los 41.000 dólares. Es por eso que sus 1.000 dólares invertidos en Brasil se hubieran convertido en 27.500 dólares (creció 26,5 veces en dólares el Bovespa), en México el IPC abría 1990 con valores de 155,90 dólares, hoy se encuentra en los 2,780 dólares; por lo tanto, sus 1.000 dólares hoy serían 17.830 dólares (México creció 16,80 veces), en Colombia tenemos datos desde enero de 1993, cuando el índice cotizaba 0,7573 de dólar; hoy el índice araña los 6,50 dólares, 18 años después. Si lo hubiera colocado en enero de 1993 tendría aproximadamente 8.583 dólares (creció 7,5 veces desde enero de 1993); si hubiera invertido en Chile, el IPSA valía 0,2663 de dólar a comienzos de 1990 y hoy, después de la catástrofe, se encuentra en 7,45 dólares, es decir aquí su inversión creció en 21 años a 27.975 dólares (creció 26,9 veces desde enero de 1990). Fíjese que es muy similar a Brasil; ahora bien, si hubiera invertido en Perú, es donde mayores ganancias hubiera obtenido: el IGBVL valía 23,84 dólares, hoy, 21 años después, vale 5.500 dólares, es decir que sus 1.000 dólares se convirtieron en 230.700 dólares (creció casi 230 veces desde enero de 1990).

En la Bolsa venezolana, en enero de 1990 valía 12.000 dólares y hoy vale, 21 años después, 13.500 dólares; su inversión apenas tendría 1.125 dólares si hubiera invertido en la Bolsa venezolana, y si hubiera invertido en la Argentina, donde el Merval a comienzos de 1990 estaba en niveles de 90 dólares y hoy se encuentra en niveles de 645 dólares, hubiera obtenido 7.167 dólares (creció 6,2 veces).

Si sacamos Venezuela, claramente los países donde más han crecido las Bolsas son:

Perú en forma tremenda: recordar que con Sendero Luminoso casas de más de un millón de dólares se vendían por 20 mil dólares por los continuos atentados; con Fujimori la Bolsa protagonizó una gran recuperación y de valores tan pero tan deprimidos fue la Bolsa estrella en los últimos 21 años, y subió 230 veces en términos de dólares, de valores sumamente deprimidos, de valores de gran inseguridad.

De los otros países, Chile y Brasil lideran los rendimientos; México, Colombia y última la Argentina.

Si lo ponemos en rendimiento anual promedio (es una simplificación teniendo en cuenta la gran volatilidad de los mercados), Chile rindió el 128 % anual en dólares, Brasil un 126% anual, México un 80% anual, Colombia un 42% anual y Argentina, un 29,5% anual en dólares.

Sólo Venezuela tuvo menor rendimiento en términos de dólares, y se vio afectada por la reciente devaluación.

Para observar el atraso de la Bolsa argentina en dólares deberíamos ver cómo todos los países han dejado bien atrás los valores máximos de la década de los 90.

Brasil hizo su máximo de la década de los 90 en julio de 1997, en niveles de 12.971 dólares; hoy cotiza cerca de los 41.000 dólares, está un 216% arriba de los máximos de 1997; México cotiza en niveles cercanos a 2.800 dólares; sus máximos fueron de 927 dólares en febrero de 1994; antes del tequila estábamos un 202% arriba de dichos máximos; Chile cotiza niveles de 7,4 dólares, su máximo de la década de los 90 fue en julio de 1995, cerca de 3 dólares, hoy se encuentra un 150% arriba de dichos máximos. Perú hizo su máximo con Fujimori en 861 dólares en julio de 1997; hoy se encuentra en 5.500 dólares, es decir un 538 % arriba de los máximos de la década del 90. Colombia hizo su máximo en 1,4585 dólar en marzo de 1994; hoy está en 6,45 dólares, esto es un 342% arriba de los máximos de la década del 90.

El Merval hizo su máximo en junio de 1992, en 900 dólares, y fue el máximo de la década de los 90; en 1997 alcanzó niveles de 860 dólares, en el año 2007 con Néstor Kirchner niveles de 760, y el viernes, en el mejor momento con la presidente CFK en niveles de 645 dentro de la tendencia alcista, esto es un 28% debajo de los máximos del mejor nivel en dólares de la década del 90.

Si estuviéramos en armonía con Brasil, México y Chile, el Merval en dólares al menos debería estar entre un 150% y un 200 % arriba de los máximos de la década de los 90, esto sería un Merval de 2.250 dólares o de 2.700 dólares: al tipo de cambio de hoy de 3,86 en niveles de 8.685 puntos en el primer caso y de 10.422 puntos en el segundo, el viernes nuestro índice cerró en niveles de 2.486 en pesos y niveles de 645 en dólares.

Este análisis indica que claramente el Merval es el índice más atrasado de todos en Latinoamérica y a partir de estos gráficos haremos varios tipos de análisis.

Nuestra línea de pensamiento de tantos años de análisis es que siempre ocurre que los últimos en rendimiento pasan a ser los primeros, y creemos en ese sentido que la Argentina es la Bolsa más atrasada de Latinoamérica en dólares, y será sin duda la Bolsa protagonista de los próximos diez años. Creemos que ese spread se reducirá notablemente y nos ocuparemos de dicho análisis en posteriores artículos.

Usted podría hacer otro tipo de análisis e insinuar cómo nos parecemos a Venezuela, esto si pensara en negativo y en una diferente perspectiva que la nuestra, es decir mirando para atrás. Mirando para adelante nosotros decimos cuánto hay para crecer en los próximos años para el índice Merval y para la Bolsa argentina. Esto es como la historia del padre que manda sus dos hijos a África a vender zapatos, uno de ellos al llegar le habla al padre y le dice: Ya mismo regreso porque en África la gente está descalza y no usa zapatos. El otro dijo: Padre, aquí me quedo; están todos descalzos... ¡cuántos zapatos se podrán vender!

La historia la haremos para adelante, pero ¡cuánto hay para adelante para alcanzar a nuestros hermanos países latinoamericanos¡, y siempre ocurre que los últimos en rendimiento serán los primeros. Todos los países en su momento tuvieron una gran expansión bursátil en los últimos 21 años, México con Salinas y luego con Fox, Perú con Fujimori, luego con Toledo. Colombia con Uribe. ¿La Argentina ya empezó su expansión? Trataremos de contestar esta pregunta en próximos artículos.

Una última reflexión para ver la diferencia con Venezuela, para luego seguir con el análisis en posteriores entregas, desde mayo del año 2003 juntando los gobiernos de Kirchner, el Merval en dólares pasó de 225 dólares a 650 dólares, esto es un crecimiento del 188% en dólares en algo menos de 7 años, mientras la Bolsa venezolana registra un crecimiento de sólo el 55% en dólares en 11 años de mandato de Chávez. Los guarismos hablan por sí mismos: en ese sentido estamos muy lejos de Venezuela.

Seguimos pensando en positivo, cuánto hay para crecer, y luego repasaremos las claves por las cuales pensamos que desde ahora y por los próximos diez años la Argentina debe ser la próxima en generar dicha expansión, subiendo más que todas cuando el contexto internacional sea favorable y bajando menos cuando sea desfavorable.

¿Emerge la estrella que faltaba? Veremos...

Dejá tu comentario