La Corte de Brasil suspendió a Neves por la “Lava Jato”

Edición Impresa

El excandidato presidencial fue removido de su banca en el Senado. Los medios locales afirman que el presidente buscará “salvarlo”.

Brasilia - El Supremo Tribunal Federal (STF, corte suprema) de Brasil volvió a suspender de sus funciones al senador Aecio Neves, excandidato a la presidencia acusado de corrupción y de intentar obstruir investigaciones de la megacausa "Lava Jato".

Un grupo de magistrados negó por unanimidad su prisión preventiva, solicitada por la Fiscalía General, pero decidió por mayoría que Neves debe apartarse de las actividades legislativas, permanecer en su casa durante la noche y no puede abandonar el país ni mantener contacto con otros investigados, informó el tribunal.

Neves, candidato a la presidencia en 2014, había sido separado de su escaño en mayo por decisión cautelar de un juez de la máxima corte del país, horas después de que salieran a la luz las grabaciones realizadas por Joesley Batista, uno de los dueños de JBS. En una de esas conversaciones, el senador solicitaba al magnate de la carne fondos por debajo de la mesa para financiar su defensa en el escándalo de desvíos de dinero público en Petrobras, conocido como "Lava Jato".

Mientras estaba suspendido, Neves, de 57 años, fue denunciado por la Fiscalía General por corrupción pasiva y por intentar obstruir investigaciones contra otros políticos. Su caso pasó entonces a manos de otro juez del STF, que a fines de junio aceptó una apelación de la defensa y restituyó a Neves en el cargo. Pero el martes a la noche, por 3 votos contra 2, un grupo de magistrados lo volvió a suspender.

De acuerdo con el abogado de Neves, Alberto Toron, la decisión tiene efecto inmediato, pero puede ser revertida por el propio tribunal.

El escándalo desatado por la delación de los ejecutivos de JBS -que dieron base a dos denuncias penales contra presidente Michel Temer- llevó a Neves a licenciarse de la presidencia del Partido de la Socialdemocracia Brasileña (PSDB), con el que estuvo a punto de convertirse en mandatario en 2014.

Neves fue uno de los principales impulsores de la caída de Rousseff en 2016, condenada por adulterar las cuentas públicas, y uno de los más entusiastas en ligar su partido al gobierno de corte liberal de Temer que surgió tras el impeachment.

En los últimos meses, conforme la causa "Lava Jato" alcanzó a Temer, se hicieron más visibles las divergencias entre los poderes Legislativo y Judicial.

El propio Temer se reunió ayer con legisladores para trazar la estrategia que permita abortar la segunda denuncia en su contra redactada por la Procuraduría General de la República, también en la causa "Lava Jato". Temer necesita que el Congreso no autorice la apertura del proceso pedido por la fiscalía, y para ello inició un trabajo para convencer a los legisladores, tanto de su partido el PMDB, como el de Neves, el PSDB.

El presidente fue grabado cuando hablaba con el dueño de la empresa JBS sobre el supuesto cobro de sobornos millonarios. En este punto, la relación ilegal con JBS, Temer se encuentra en una situación similar a la de Aécio Neves, a quien quiere "salvar", según el diario O Globo.

Agencias EFE y ANSA

Dejá tu comentario