15 de septiembre 2009 - 00:00

La debilidad del dólar estaría alcanzando su fin

La debilidad del dólar estaría alcanzando su fin
En las últimas semanas la debilidad del dólar se ha acentuado frente a las principales monedas del mundo y de la región. De este modo, el instrumento de referencia Dollar Index, que mide el valor de la divisa norteamericana contra una canasta de seis monedas, ha accedido en la semana que pasó al nivel más bajo desde setiembre de 2008 alcanzando valores de 76.44 puntos.

Según un reciente informe de las Naciones Unidas, la moneda estadounidense habría sido puesta en tela de juicio como el valor de referencia para las reservas del mundo. China ha mostrado alta preocupación a la política de la Reserva Federal de impresión de dinero para cubrir deuda del Gobierno y ante estas circunstancias ha expresado interés en rediseñar su política de reserva de monedas. Estos detonantes llevaron a potenciar la debilidad del dólar de los últimos meses y muchos analistas explican a partir de este comportamiento el porqué de la fortaleza del oro y petróleo de las últimas semanas.

Sin embargo, abstrayéndonos de la coyuntura y del ruido existente a partir de la evolución del dólar de los últimos meses, pasaremos a desarrollar el análisis del Dollar Index desde el punto de vista técnico y veremos que las expectativas son bastante diferentes.

Análisis Dollar Index

Como sabrá el lector, el Dollar Index nace en el año 1971 cuando Richard Nixon decide desligar al dólar estadounidense de la paridad con respecto al oro. Desde entonces, con el objeto de llevar un registro del valor de la moneda se crea el Dollar Index que está afectado por una canasta de monedas correspondientes a sus seis principales socios comerciales.

Este índice, que incluso operativamente se puede negociar por medio de contratos futuros y por medio de ETF (UUP), en muchas ocasiones simplifica la lectura técnica y permite identificar con mayor claridad las diferentes corrientes tendenciales del dólar con respecto a las principales monedas del mundo. Es justamente a partir de esta lectura técnica del Dollar Index que nuestra opinión y nuestras expectativas futuras del accionar de la moneda estadounidense difieren respecto de las que proponen muchos analistas. En efecto, técnicamente ratificamos las expectativas de considerar que en los mínimos alcanzados por el Dollar Index hacia marzo del pasado año 2008 en torno a niveles de 70.5 puntos habrían marcado un piso de gran trascendencia que no sólo sucedería al rally ya visto durante el segundo semestre del pasado año sino que incluso creemos que desde esas instancias habría quedado habilitado un nuevo ciclo alcista de mediano a largo plazo para el dólar que permita ir recuperando el poder perdido de la moneda estadounidense durante los últimos ocho años al menos.

Si etiquetáramos la secuencia desarrollada hasta el momento por el accionar del Dollar Index, podríamos considerar con confianza que la subida desde los mínimos de marzo de 2008 en 70.5 a los máximos de noviembre de ese mismo año en torno de los 89.3 se trataría recién de un primer segmento de avance dentro de una tendencia ascendente mayor que debería llevar el índice de regreso hacia la zona de 100 puntos hacia adelante. A partir de esta apreciación, entendemos que la caída del dólar desde esas instancias a los niveles actuales de 76.5 puntos no es más que un proceso de recorte temporal del avance previo mencionado y que por lo tanto una vez finalizado este recorte, la moneda estadounidense estará técnicamente en condiciones de retomar su tendencia alcista y buscar hacia adelante los objetivos de 100 puntos antes planteados.

De este modo, creemos que el ruido existente actualmente en el mercado, que pone en permanente tela de juicio la fortaleza y sustentabilidad del dólar en el mundo hacia los próximos años, forma parte de la típica reacción del mercado y de los participantes influenciados por el comportamiento de los precios, que no son ni más ni menos que un común denominador de la cercanía a la conformación de punto de inflexión (en este caso un piso).

A partir de lo mencionado, resulta altamente favorecido por el analista considerar que la baja del dólar de los últimos meses se encuentra en cercanía de un importante piso. Medido en Dollar Index debemos centrar toda nuestra atención en los niveles ya conseguidos de 77-75 puntos, ya que sería a partir de estas instancias desde donde se habilitaría hacia los próximos meses una importante recuperación del dólar contra las principales monedas del mundo y por consiguiente, de darse dicho movimiento, deberemos esperar el mismo accionar para con las monedas de la región. Entendemos entonces que nos encontramos, al contrario de lo que muchos esperan, en una instancia histórica de posicionamiento en dólares.

Solamente si ante mayores debilidades de la moneda estadounidense, el índice genera una ruptura de la zona de 75 puntos, nuestra visión optimista para el dólar sería alterada y entonces sí no añadiremos técnicamente un escenario de crisis para la divisa estadounidense.  

Dejá tu comentario