La introducción del fiscal

Edición Impresa

Pasaron tres fechas del Tres Naciones 2010 y ya fueron tres los jugadores que recibieron suspensiones por acciones desleales. Dos fueron sudafricanos y uno fue australiano. Dos de esas situaciones fueron detectadas por el referí o sus asistentes; la tercera no. A pesar de que esas dos fueron sancionadas durante el partido con sendas tarjetas amarillas, hubo quien desde la tribuna vio algo que creyó ameritaba una sanción mayor a la amarilla. En el caso del jugador que no fue visto por el referí, se actuó de oficio.

Algo semejante sucedió en el reciente Mundial Juvenil disputado en la región Litoral. En su debut, Argentina perdió al hooker Emiliano Coria. En una acción tan desafortunada como innecesaria, tocó los ojos de un rival inglés. El hecho pasó desapercibido por el referí, pero no para quien desde la tribuna buscaba algo mas.

El rol del comisionado de citaciones (Citing Commissioner) es justamente ese. Seguir los partidos desde la tribuna -o frente a la televisión-, identificar acciones de juego desleal y, de creer que hubieran merecido una expulsión -según su criterio- reportarlas y elevarlas.

En la calle, esta figura sería considerada como botón, aunque como dice Ricardo Etchebehere, presidente de la Asociación de Referís de la Unión de Rugby de Buenos Aires, su figura es muy positiva; apunta a que los jugadores tengan en claro que cualquier cosa desleal que atente a los principios del juego y que no sea detectado pueda ser sancionado de oficio.

Para que ello suceda, es fundamental la apoyatura de los videos. La URBA comenzó a utilizar comisionado de citación a partir de este Top 14 y sólo lo implementa en los partidos que televisa ESPN.

Esto es porque para que se pueda elevar el caso, debe estar acompañado de las imágenes, dice Etchebehere.

El sistema en funcionamiento tiene cinco ex referís cumpliendo el rol. Ellos son Alejandro Degano, Rodolfo Müller, Enrique Cazenave, Santiago Videla y Santiago Richards. El designado para el partido en cuestión se lleva el video del partido para analizar situaciones que durante el partido le llamaron la atención. El informe debe estar en la URBA el lunes para elevarlo a Disciplina.

Durante un partido son muchísimas las cosas que el referí tiene que ver y sobre las que hay que decidir.Es posible que se le escapen cosas, dice el ex referí, hoy dirigente. En ese sentido, lo que vea el Citing irá por arriba de la decisión del referí. Esto quedó demostrado con las dos suspensiones del test entre Australia y Sudáfrica en situaciones que ya habían sido sancionadas por el árbitro.

El sistema es mejorable y depende de la televisión, del apoyo tecnológico. Muchos se preguntan porqué sólo un partido está bajo la lupa disciplinaria: es que la capacidad técnica de ESPN para copiar los videos en tiempo y forma lo torna hoy imposible más allá del partido central. Es algo que esperamos vaya creciendo con el tiempo, explica Carlos Righi, secretario de la URBA. La idea es ir implementando el Citing en la mayor cantidad de partidos posibles. Necesitaremos que la tecnología nos acompañe.

El Citing Commissioner se utiliza en todos los torneos del IRB y los principales eventos internacionales (Seis y Tres Naciones, Heineken Cup, Súper 14) y la URBA, gracias a su contrato con ESPN (la pata tecnológica), es la primera unión en la región en utilizarlo. En el 2008 en Chile y este año en Rosario, representantes de todos los países de la región CONSUR y de las provincias argentinas participaron de un seminario sobre este aspecto, a cargo del neocelandés Tim Gresson.

Es un control más para tratar de erradicar el juego sucio de nuestro rugby. Es algo preventivo; al saber que teniendo un citing el jugador se va a cuidar. Hay mas ojos que permiten ver todo, dice Righi. En cuatro fechas en las que el comisionado tuvo actuación, no hubo ningún informe a elevar a Disciplina, el encargado de sancionar al jugador si así fuera necesario. El rol del citing es de fiscal. Esto muestra que el rugby es esencialmente un deporte jugado con lealtad.

No estamos preocupados por los niveles de juego sucio. Es una medida que tomamos del IRB que creemos es interesante aplicar, concluye Righi.

Dejá tu comentario