La Justicia redujo poderes del congreso antichavista

Edición Impresa

   Caracas - El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela anuló parcialmente ayer facultades de control de la Asamblea Nacional (AN) sobre los poderes públicos, frenando la proyectada remoción de jueces de esa corte por parte de la oposición legislativa que denuncia la connivencia con el Gobierno de Nicolás Maduro.

En un fallo de su Sala Constitucional, el TSJ determinó que el control de la AN, dominada por la oposición aglutinada en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD), se limita al Ejecutivo, eliminando la posibilidad de supervisar los actos de los poderes judicial, electoral y ciudadano.

El control político "se extiende fundamentalmente sobre el Poder Ejecutivo Nacional y no sobre el resto de los poderes públicos. Tampoco sobre el poder público estadal ni sobre el poder público municipal", indicó la sentencia.

En cumplimiento de sus labores de control, las convocatorias de los legisladores, añadió, deben dirigirse "exclusivamente a funcionarios sometidos a control político" y además "indicar el motivo y alcance preciso y racional de éstas".

"La Constitución no avala el abuso ni la desviación de poder, sino que, por el contrario, plantea actuaciones racionales y equilibradas compatibles con la autonomía de cada órgano", subrayó.

La máxima instancia judicial recortó así la potestad del parlamento de remover a sus magistrados, y declaró inconstitucional la revisión que efectúa una comisión parlamentaria sobre el nombramiento de 34 jueces por parte del anterior cuerpo legislativo de mayoría chavista, a pocos días de que culminara su período en diciembre pasado.

La sentencia se produce en momentos en que la oposición citó a diversas autoridades a presentarse ante la Asamblea Nacional y anunció que buscará adelantar el fin del mandato de Maduro a través de vías distintas a un referendo revocatorio, el único camino al que el Gobierno reconoce validez para el efecto.

Se trata, indicó el fallo del TSJ, sobre un recurso de interpretación de la Constitución impuesto por particulares, de "garantizar el equilibrio entre los poderes" del Estado.

En Venezuela suman cinco los poderes (Ejecutivo, Judicial, Legislativo, Electoral y Moral, este último integrado por la Contraloría, la Fiscalía y la Defensoría del Pueblo) y "todos están controlados por Maduro, a excepción de la AN", reiteró el presidente parlamentario, el diputado opositor Henry Ramos Allup.

Éste expresamente incluyó a la Sala Constitucional del TSJ, que emitió ayer la sentencia que limita el rol parlamentario, entre las instancias que supuestamente anulan la independencia de poderes.

La Sala Constitucional del TSJ es la máxima instancia judicial de Venezuela y tiene la potestad exclusiva de interpretar la carta magna del país, por lo que sus sentencias son de última instancia y no admiten apelaciones.

El TSJ ya declaró "nulos absolutamente todos" los actos de la AN el mes pasado luego de que fueran juramentados diputados que por sentencia no podían ocupar sus escaños, decisión que posteriormente anuló cuando la oposición parlamentaria dio marcha atrás y aceptó el fallo respectivo y los desvinculó del Legislativo.

La misma Sala Constitucional declaró el 11 de febrero pasado la plena "validez" y "vigencia" de un decreto de Maduro que la AN había rechazado el 22 de enero por considerarlo un "cheque en blanco" a favor del jefe del Estado.

La sentencia de ayer detalló a su vez que si bien "la Fuerza Armada Nacional Bolivariana es pasible de control parlamentario y político", ello debe ser sólo "a través de su comandante en jefe, autoridad jerárquica suprema que ejerce el presidente".

Agencias AFP, EFE, Reuters y DPA

Dejá tu comentario