La mano de Julio César

Edición Impresa

Una vez le preguntaron a Keith Richards el porqué de sus inconfundibles y características arrugas de la cara, a lo cual el guitarrista de los Rolling Stones dijo: «Si andas de gira con Mick Jagger durante más de 40 años, la cara le quedaría así a cualquiera» y explotó en una risotada. Si le preguntamos a Julio César Falcioni del porqué de su gesto y de su cara de pocos amigos casi constante, seguramente dirá que es el resultado de una carrera profesional, como futbolista y entrenador, donde nadie le regaló nada. Es más, donde más de uno lo considera al hacer la lista de técnicos defensivos.

Banfield es campeón y no es tan sencillo encontrarle LA figura. Puede ser Lucchetti, quizá lo sean Ervitti o el colombiano James, ni hablar de los goleadores uruguayos, sin embargo el público, el hincha del taladro entonó un himno desde que el Apertura entraba en su segunda mitad. «Que de la mano/ de Julio César/ todos la vuelta vamos a dar ..». Y esa misma mano fue armando con paciencia de relojero estos once que salvo suspensiones o convocatorias seleccionadas, se pudieron ir repitiendo de memoria hasta quedar en el poster de los campeones del fútbol argentino para que cualquier memorioso lo recite sin dudas dentro de un par de décadas.

El primero

El mérito de Falcioni, 53 años, primer DT con pasado como arquero que logra dar la vuelta olímpica, es haber convencido a Sebastián Méndez de continuar en actividad y transformarlo en un valor vital en la amurallada defensa. Supo reemplazar a un jugador como Nicolás Bertolo, emigrado al «calcio» con Marcelo Quinteros que venía de descender con San Martín de Tucumán, creyó que Roberto Battion podía aportar en el plantel y confió a pesar de haber tenido un paso fugaz en un equipo de segundo nivel de Grecia, pero también se la jugó de lleno con la dupla de ataque: dos uruguayos, uno de 29, el otro de 24, uno con hambre de revancha después de haber sido aplazado en Vélez (Silva), el otro con ganas de hacer pie en la Argentina luego de haber tenido actuaciones de destaque en Miramar Misiones y en Defensor, del otro lado del charco, y entre ambos marcaron ni más ni menos que 16 de los 25 goles que significaron la primera vuelta olímpica en 113 años de historia de Banfield. Esto lo hizo Falcioni, experimentado, por las inferiores de Vélez, por la buena campaña en Olimpo de Bahía Blanca en la 2002/03, por su paso por Independiente y Gimnasia y por su regreso a un club hecho a su medida como Banfield. Julio, no hace oro todo lo que toca, simplemente lo hace equipo.

Dejá tu comentario