La Plata fue toda para Gimnasia

Edición Impresa

Para Gimnasia fue como tocar el cielo con las manos. Sabe que el triunfo en el clásico tiene un sabor especial y que vale mucho más de los tres puntos que suman para intentar mantener la categoría.

Fue el partido soñado para un Gimnasia que no le ganaba a Estudiantes desde 2005 y también fue el partido en el que un tal Denis Stracqualursi, pasó de héroe a villano para terminar en héroe y por el otro lado pasó lo contrario con Agustín Orión.

El primer tiempo fue parejo, pero en el último minuto de juego Diego Villar desbordó y mandó un centro, la pelota rozó en Verón y Stracqualursi quedó solo para cabecear al gol.

En el segundo, Gimnasia lo pudo «liquidar» de entrada por un inocente penal de Germán Ré al colombiano Marco Pérez, pero Stracqualursi se la tiró débil a Orión, que contuvo el penal sin inconvenientes.

Después fue una lucha casi cuerpo a cuerpo en un campo pesado, donde Estudiantes quiso hacer prevalecer su mejor juego y Gimnasia su fuerza.

Denis Stracqualursi se rehizo al sacar un gol de la galera, en una media vuelta con remate cruzado en el borde del área y allí el partido parecía definido, pero no fue así porque a 2 minutos del final a Verón le quedó un rebote en el área y puso el 2 a 1 y después Enzo Pérez tuvo dos situaciones para lograr el empate (una rozó un poste y la otra hizo lucir a Sessa), pero en el tercer minuto adicional Orión pifió fuera del área un rechazo y Cuevas se metió con pelota y todo.

Anímicamente éste es un gran envión para Gimnasia que está en zona de descenso directo y para Estudiantes es un traspié que lo puede decidir a volcarse por intentar la Copa Libertadores.

Dejá tu comentario