Las Lebac ya son 35% del total de depósitos

Edición Impresa

  La estrategia monetaria del titular del BCRA, Alejandro Vanoli, se mostró, hasta ahora, en un punto intermedio entre la expansión desenfrenada de Mercedes Marcó del Pont y la contracción extrema de Juan Carlos Fábrega. Pero con vistas a las elecciones, ya comenzaron a percibirse señales de cierto relajamiento. Desde que asumió ha esterilizado, en promedio, un 30% de los pesos emitidos (con Marcó del Pont era un 8% y con Fábrega un 80%), según cálculos de M&S Consultores. El dato no es menor, ya que el Gobierno aspira a inyectar más liquidez en la economía e incentivar el crédito, lo que en una economía recesiva implica ser cuidadosos por el impacto inflacionario.

Al respecto vale destacar que el stock de Letras del BCRA (Lebac) en términos de los depósitos del sistema ha alcanzado un nuevo récord. De acuerdo con los últimos datos oficiales al 10 de abril, el total de Lebac y Nobac asciende a $ 316.000 millones. Esto representa un 35% del total de depósitos del sistema financiero (y un 63% de la base monetaria). Según estimaciones para la banca privada, la tenencia de Lebac equivale a casi un 28%. A fines de 2013 los bancos públicos tenían el 75% de las Lebac y los privados el 25%; en la actualidad la relación pasó a ser del 55% y el 45%. Esto sin duda afecta la oferta de financiamiento para el sector privado, reduciendo la disponibilidad de crédito a empresas y familias. A lo largo del primer trimestre de 2015, el BCRA, con el fin de contrarrestar la expansión de la base monetaria ($ 13.500 millones) absorbió $ 31.000 millones vía Letras y pases. Pero la cifra de absorción fue un 35% más baja con respecto al mismo período del año anterior, advierte la consultora E&R. Lo que se observó en lo que va del año es así una tendencia a colocar un monto cada vez más pequeño de Lebac en cada licitación. El Banco Central pasó de colocar aproximadamente $ 18.250 millones por licitación a solo $ 6.350 millones.

De esta manera el BCRA cumplió su objetivo de aumentar la liquidez para bajar las tasas de interés (la tasa promedio de Lebac de 3 a 12 meses se redujo 57 puntos básicos en lo que va de 2015). En este contexto, habrá que monitorear si finalmente las tasas de interés negativas no incentivan la demanda de crédito se corre el riesgo de afectar negativamente la demanda de pesos. Esto podría inducir a que el público se desprenda de los depósitos, aumente la velocidad de circulación del dinero y por ende acelere la inflación, y además despierte un mayor apetito por dólares presionando la demanda de dólar "ahorro" y del "blue", señala E&R.

Cabe tener en cuenta que el uso creciente de las Lebac por parte del BCRA para moderar la expansión monetaria (necesaria para cubrir el déficit fiscal) condiciona la política monetaria del próximo Gobierno, ya que se estima que a fines de 2015 las Lebac superarían el 70% de la base monetaria.

Dejá tu comentario