8 de diciembre 2014 - 00:00

Lecciones que da el capitalismo con ex bloque soviético

La economía mundial está atravesando por una situación inédita. Todavía se están sintiendo los efectos que dejó la crisis de las hipotecas en Estados Unidos. Europa no termina de resurgir de sus propios problemas, con una desocupación que se resiste a ceder. Los mercados emergentes ya no despiertan tanto brillo como antes. Brasil, por ejemplo. Un economista escribe para este diario las enseñanzas del capitalismo, en momentos en que surgen críticas y escritores de moda contra ese sistema. En la Argentina, la alta presión impositiva hace surgir reclamos gremiales que ponen límite al accionar oficial. Interesantes análisis.

El Peterson Institute acaba de publicar un libro sobre la derrota del comunismo. Está escrito por hacedores de política, responsables de conducir el conflictivo proceso de la transformación del ex bloque soviético. Las conclusiones son oportunas para cualquier nación que desee encarar transformaciones de envergadura para superar los obstáculos al desarrollo político, económico y social.

Los autores concluyen que las reformas veloces, ambiciosas y profundas tuvieron más éxito que las encaradas de forma gradual, aplicadas por etapas. Las reformas más exitosas fueron la rápida y comprensiva desregulación de precios y mercados, la introducción de mayor competencia, privatizaciones de empresas estatales, eliminación de subsidios, y disciplina fiscal y monetaria.

El libro, "The Great Rebirth: Lessons from the Victory of Capitalism over Communism", contiene 14 capítulos escritos por dirigentes y académicos del este europeo, que participaron en llevar a cabo las reformas y la dificultosa transición de economías fuertemente controladas por el Estado hacia sociedades democráticas y mercados libres.

El ex viceprimer ministro y también ministro de Finanzas de Polonia, Leszek Balcerowicz, y el expresidente y ex primer ministro de la República Checa, Vaclav Klaus, dos figuras mayores del renacimiento de la región, tras el final de la Guerra Fría, exponen sus visiones, entre otros autores del libro.

"Líderes visionarios con la voluntad de implementar reformas veloces, radicales y amplias, en lugar de avances parciales y parsimoniosos, lograron los mejores resultados", aseguró Anders Åslund, miembro senior del Peterson Institute y coeditor del libro junto con Simeon Djankov, exministro de Finanzas y viceprimer ministro de Bulgaria, e investigador visitante en Peterson Institute. "Combatir la corrupción y alentar libertades políticas está vinculado inextricablemente al éxito o el fracaso de las reformas".

El libro señala a Estonia y a Polonia como los mayores éxitos, en la zona del anterior bloque soviético, donde el ingreso por habitante más que se duplicó desde 1989. El éxito económico, consecuencia de las reformas, vino acompañado del establecimiento de democracias sólidas. Los autores sostienen que la democracia ha sido vital para el éxito de las reformas de mercado. En la práctica significa transparencia en el Gobierno, división de poderes, promoción de la sociedad civil, prensa libre y limitaciones en el poder de los intereses enquistados.

Los mayores obstáculos a las reformas se encontraron en aquellos países donde la corrupción, los monopolios y oligopolios, que recargan con sobreprecios o costos excesivos, por su poder de mercado y servicios de la policía secreta del modelo soviético, persistieron y fueron mantenidos. En Kirguistán, Macedonia, Moldavia, Tayikistán y Ucrania -países con reformas insuficientes, que no contuvieron la corrupción- el PBI per cápita es inferior en términos reales que en 1989. Más recientemente, dos naciones importantes, Rusia y Hungría, retrocedieron en reformas económicas y democracia. Ambas han dado marcha atrás en aperturas económicas que parecían exitosas, implementadas en las últimas dos décadas, demostrando que pocos logros son irreversibles.

Para la mayor parte de Europa oriental estas decisiones de reformar la economía llevaron a un renacimiento del bienestar económico y de los derechos políticos que persisten hasta hoy. El mensaje del estudio para la crisis actual de Ucrania y su flamante Gobierno parece claro y relevante. El país fue incapaz de adoptar las reformas al inicio de la era postsoviética y está luchando contra la herencia de los fracasos anteriores ante el poder de elites enquistadas. El libro argumenta que Ucrania, aún más que varios otros países, tiene mucho que aprender de las lecciones de los más exitosos países excomunistas, en especial respecto de corrupción y competencia.

Dejá tu comentario