Les muestra la camiseta y les gana

Edición Impresa

Boca volvió a mostrar su superioridad ante River, y esta vez con los juveniles ante los titulares. Juveniles que están creciendo partido tras partido y no parecen tener techo.
Después de un préstamo a Arsenal que terminó con una grave lesión que retrasó su llegada a primera, Pablo Mouche parece haber llegado para quedarse: «Para mí, lo más importante es tener personalidad y sangre. Lo otro va variando, unos tienen más técnica, otros tienen más garra», declaró el hábil delantero y agregó: «No es fácil jugar en Boca y el que juega es porque tiene esas dos cosas».
Además de Mouche (que será titular el domingo ante Gimnasia de Jujuy por la suspensión de Palermo), el verano sirvió para consolidar a Forlín, Roncaglia, Gaitán, Noir y Chávez, y para que empiecen a aparecer nuevos nombres, como los de Ezequiel Muñoz y Gastón Sauro, dos centrales de gran estatura, no sólo física, sino también futbolística. El técnico Carlos Ischia explicó que tienen plantel para pelear en los dos frentes (Campeonato y Copa Libertadores) por estas apariciones: «Nuestros chicos siempre cumplen, están trabajando muy bien en esta pretemporada y son conscientes de que en cualquier momento tendrán su oportunidad», puntualizó.
Para Ischia es fundamental que los juveniles sean acompañados por los hombres de más experiencia: «Los grandes cumplen un rol importante, porque por su experiencia son los encargados de marcar el camino dentro de la cancha».
Lo cierto es que Boca demostró tener el plantel más completo del fútbol argentino y arranca el torneo Clausura como el gran candidato a ganarlo.

Dejá tu comentario