"Lo que pudo ser y no fue"

Edición Impresa

El Centro de Viñateros y Bodegueros del este participó en la redacción del PEVI 2020 y es integrante de COVIAR; viene planteando junto a otras entidades vitivinícolas de Mendoza y San Juan la derogación de la ley 25.849/04 que crea la COVIAR destinada a gestionar y coordinar la implementación del PEVI 2020.

Es que en la opinión mayoritaria de sus contribuyentes (los productores y bodegueros) no se han logrado los resultados esperados. Su sostenimiento económico es un impuesto sin retorno ya que no pudo resolver las cuestiones estructurales que el PEVI diagnosticó en su momento; se mantienen los mismos problemas de hace 12 años agravados por una aguda concentración económica y consecuentemente una decadencia del sector productivo/elaborador.

Sólo el programa Proviar con fondos del BID pudo mostrar una ejecución con resultados prácticos; el consumo de vinos en el mercado interno sigue cayendo y el posicionamiento del vino argentino en el exterior depende de otras razones y condiciones. Empeora las circunstancias el desconocimiento por parte de la clase política respecto a la naturaleza y el lugar que le otorga a la COVIAR generando así equívocos de todo tipo.

Digámoslo así: la COVIAR no es la expresión gremial de la vitivinicultura; entonces de mantenerse esta idea de sostenimiento político y considerarla como una "herramienta útil" lo correcto sería que se impulse la modificación de la Ley 25.849 y se derogue el artículo pertinente a la contribución obligatoria para sustituirla por un aporte estatal. Sería un gesto de coherencia en línea con el entusiasmo que despierta en los sectores políticos.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario