25 de noviembre 2011 - 00:00

LO QUE SE DICE EN LAS MESAS

Angela Merkel
Angela Merkel
  • El feriado ayer en Estados Unidos por el Día de Acción de Gracias dejó tiempo libre a los operadores argentinos para intercambiar información sobre cuanto sucede aquí y en el exterior. Puntualmente, y al igual que en todas las plazas emergentes, se le apunta a Angela Merkel como la responsable de no ponerle freno al pánico financiero. Ayer una de sus declaraciones colmó la paciencia del mercado: dijo que «sería una mala señal emitir eurobonos». La verdadera acción de gracias ayer fue que no hubo operaciones en Wall Street, si no, hubiera habido más caída de precios. En lo financiero de cabotaje, se habla de un tema saliente: el cierre de los mercados para emitir deuda, la Argentina inclusive. Por ello habría surgido la preocupación oficial para contener el gasto 2012, eliminando subsidios y gastos en Aerolíneas. Trascendió en este sentido que la meta del Gobierno es reducir subsidios por $ 10.000 millones. Un ejemplo de las dificultades financieras existentes lo es el hecho de que la Ciudad de Buenos Aires tenía planeado emitir deuda a 10 años de plazo por 1.000 millones de dólares. Lo iba a hacer en esta ocasión de la mano de bancos más serios, como el Barclays y el brasileño BTG. Ahora debe conformarse con obtener u$s 100 millones y a corto plazo, con vencimiento en dos años. Merkel lo hizo. No es que se percibe una alta probabilidad de default en la Argentina. Sucede que hoy está el crédito cortado hasta para las empresas norteamericanas que integran el grupo de las «high yields», o sea las de mayor riesgo. 

  • ¿Qué inversión se puede realizar en este contexto? Lo único claro es que el euro tiene todas las fichas para seguir cayendo. Más que nunca podría decirse que el que apueste al euro perderá. Un economista y también operador que se escuda bajo el seudónimo de «el Talibán» pasó el siguiente dato de por qué el euro no ha caído tanto hasta ahora. «Bancos y empresas europeas que tienen problemas de liquidez están repatriando fondos que tenían en el exterior. Por ello es que venden dólares, yenes, libras y demás monedas para hacerse de euros que necesitan para operar en sus países. Este fenómeno camufla u oculta un desplome de la moneda europea que puede ocurrir cuando ese proceso de repatriación concluya. Para los amantes del riesgo hay un ETF (fondos en EE.UU.) que permiten apostar a la caída del euro, multiplicando por dos las variaciones porcentuales diarias. Para amantes del vértigo (y que descrean por completo en la dupla Merkel-Sarkozy). Otra apuesta para audaces: comprar Boden 2015, que ya rinde un 12% anual.

  • Un panorama sombrío sobre el futuro de Europa y la marcha de los mercados dejó un alto ejecutivo de un banco de primer nivel internacional. El encargado del área de riesgos a nivel global de la entidad fue muy duro en un encuentro con pares argentinos: «Estamos asistiendo al fracaso de la eurozona. Esto sólo puede empeorar, todavía no vimos nada», aseguró. De acuerdo con la visión de este ejecutivo (que es en realidad la del banco), varios países se encaminan a abandonar al euro como moneda. Esto implicará la adopción nuevamente de la moneda local, ya que es la única forma para ganar competitividad, es decir, devaluando. Se trata de una salida similar a la de la Argentina en 2001, que involucrará además una brutal reestructuración de la deuda y conversión de los depósitos en euros a esas nuevas monedas. Trascendió además que el crédito entre bancos europeos se está restringiendo día a día, ante la extrema debilidad de los balances y la exposición a deuda soberana de países muy complicados como Grecia, Portugal, Irlanda e incluso Italia. Los bancos norteamericanos no están mucho mejor: algunos incluso continúan en la «cuerda floja», como Morgan Stanley. No descartó que los índices bursátiles, como el Dow Jones o el S&P 500, vuelvan a los niveles mínimos tocados en la anterior crisis. «Hay que privilegiar todo lo posible el cash y esperar la caída que se viene y reingresar a niveles mucho más bajos. Oportunidades no van a faltar», concluyó. 

  • Se está convirtiendo en un best seller el mail de un ejecutivo de banca privada que se escuda bajo el seudónimo de «el Oso». Contiene análisis sobre lo que puede acontecer en mercados, y conviene recordar que el éxito de este mail es que desde hace más de un año que «el Oso» viene anticipando la debacle europea. En esta ocasión, el informe destaca lo siguiente: «1) hoy (por ayer) nuevamente y creo que ya todos hemos perdido la cuenta «Merkozy» (Merkel+ Sarkozy) se han reunido y anunciaron que la semana que viene van a tener una propuesta para modificar los tratados de la UE; 2) la pregunta es si esto será suficiente por un lado y lo más importante, si lograran aprobarla y si ésta podrá resolver la crisis de credibilidad; 3) hay algo que está claro: cualquiera sea la solución, el euro no puede seguir en los niveles actuales a 1,3350 dado que si la solución es comprar toda la deuda que sea necesaria, entonces deberán imprimir mucho papel y bajarlo a 1,20; 4) China se está desacelerando y es la espada de Damocles para 2012 con todas sus ramificaciones en los mercados emergentes; si en lugar de crecer al 9% lo hacen al 5%, esto producirá sin duda un enfriamiento general de todas las economías; 5) estamos en mi opinión viviendo momentos que determinarán si en los próximos 5 años o más el mundo en general vivirá procesos de ajustes y cambios muy significativos y éstos dependerán en gran medida de lo que finalmente Europa decida hacer y de qué forma; 6) si la UE se quiebra, quiero decirles que la caída de Lehman en comparación con esto será un juego de niños y que las consecuencias no las podemos ni imaginar; 7) Por ese motivo y estando tan cerca de fin de año, espero que los políticos se den cuenta de lo que deben hacer de una vez por todas». «SOS» concluye el mail.

  • Este pronóstico pesimista va acompañado de un fortalecimiento del dólar, que está repercutiendo negativamente en las cotizaciones de la soja y del real, que ayer se devaluó hasta rozar el nivel de 1,90 por dólar. ¿Cuántas reservas hubiera perdido el Banco Central en un contexto «normal», es decir, sin las últimas restricciones impuestas? Imposible saberlo, pero posiblemente la sangría hubiese sido sustancial, considerando que todos los mercados emergentes sufrieron en noviembre salida neta de capitales. · Hoy se conocerá el nuevo dato sobre la evolución de depósitos en dólares de la semana anterior, es decir, la que fue del 14 al 18 de noviembre. El número será muy parecido a la caída que se registró en la primera semana de controles de la AFIP, es decir, levemente superior a los u$s 600 millones, lo que totaliza una salida de colocaciones en moneda extranjera en tres semanas de u$s 2.300 millones. Equivale a una caída del 15% sobre el total de depósitos que se registraba a fines de octubre. La buena noticia es que esta última semana la disminución fue más que importante, porque la salida se ubicaría finalmente por debajo de los u$s 400 millones y con tendencia descendente día a día. 

  • Aún en medio de la incertidumbre cambiaria, los activos en pesos están recuperando atractivo debido a las bajas valuaciones. La mayoría de los títulos públicos en pesos que ajustan por CER quedó con tasas cercanas al 28% anual. Igual el riesgo es elevado. Las acciones también lucen baratas, pero hay pocos compradores. El único que por ahora sale a defender el precio del papel es Banco Macro, ya que sus accionistas salieron a recomprar nuevamente ayer, por un monto algo superior a los $ 500.000. Exiguo pero suficiente para mover el precio en un mercado cada vez más raquítico.
  • Dejá tu comentario