Lo que se dice en las mesas

Edición Impresa

• Apareció la grieta financiera. Volvieron los futuros. • Novedades claves en desfile de banqueros y economistas en el segundo piso del BCRA. • Más cambios a la española. Choque de copas en el CMF.

Apareció ayer la grieta en el mercado financiero. De un lado, alegres y satisfechos los bonistas, del otro, preocupados y cautelosos los tenedores de pesos. Y claro, con el salvoconducto de que los vencimientos de este y el próximo año están asegurados con el dinero del Fondo, el clima se distendió. Así lo reflejó el riesgo país, sobre todo por el lado de los bonos cortos. Pero del otro lado, también el dólar oficial que avanzó a más de $40,50. Lo cierto es que el microclima del mercado mejoró. Se disiparon los nubarrones y ya se puede ver un poco más allá. Claro que habrá que atravesar el desierto, sin cantimplora, de la recesión hasta fin de año, por lo menos. Los números sociales serán peores y la beligerancia social crecerá. Serán meses de mentes frías. Por lo pronto en las mesas festejaron el monto adelantado por el Fondo que barre las dudas sobre la capacidad de pago del país, lo que explica la mejora en el tramo corto de la curva (bonos en dólares). Ahora la atención se posa en el Presupuesto, cuánto durará la negociación y cuánto lo tocarán. Mientras el spot subía, el mercado posaba sus ojos en los futuros del dólar. Todo muy debatido, tras conocer la nueva política monetaria, y muchas especulaciones. Sin embargo, el BCRA apareció sin pudor e intervino con u$s200 millones. Fue en realidad todo "roleo" de lo que vence hoy a los vencimientos siguientes. Además, no hubo contratos nuevos. Obvio, en el spot no intervino.

Lo mejor de ayer pasó en el Central. A la presentación oficial de rigor de todo nuevo titular del BCRA, ayer Guido Sandleris recibió, por separado, en sendos encuentros a los máximos representantes de la banca pública y privada. Primero fue el turno de la Asociación de Bancos Públicos y Privados de la República Argentina (ABAPPRA), luego llegaron los miembros de la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) y por último las autoridades de la Asociación de Bancos Argentinos (ADEBA). Esos fueron casi la previa, ya que para el final, la triada de la cúpula del BCRA (Sandleris, Cañonero y Rappoport) se reunió con un grupo de economistas (Broda, Bein, Ferreres, Marx y Kiguel). En todos los encuentros la idea, además del protocolo, fue explicar, mejor, las medidas anunciadas en la conferencia de prensa. Los banqueros querían entender las nuevas operatorias y los economistas la meta monetaria y las "bandas". Allí surgieron importantes aclaraciones. En primer lugar, fuera de la "zona" $34/$44 de no intervención, la otra de intervención lo que significa es que el BCRA está autorizado a comprar si baja de $34 y a vender si pasa de $44. Pero esto no significa que sea un esquema de tipo de cambio fijo, o sea, no está obligado a intervenir, ni comprar ni vender. Es decir superados los limites el BCRA evaluará si la apreciación o depreciación es tolerable o consistente. O sea, mañana el dólar puede estar en $45 y el BCRA puede no vender y bajar a $30 y no comprar. Ahí se blanqueó otro punto, que el Tesoro tiene aproximadamente u$s5.000 millones para financiar el gasto y que serán ofrecidos (subastados) al mercado (léase una intervención sui generis). De modo que, quizás, no sorprenderá ver al Tesoro ofreciendo dólares un día que curiosamente el dólar subió por demás. Lógicamente habrá coordinación entre BCRA y el Tesoro. Es muy posible que se venga un nuevo round de suba de encajes, en este caso remunerados o diferenciales para evitar subir la tasa de las Leliq hoy en 60%. Sobre todo con vista a la próxima licitación de Lebac. Algunos le reclamaron subirla a 80% pero otros consideraron exagerado. Además, el BCRA quiere evitar estrés de liquidez por lo que irá viendo en las licitaciones diarias cómo van respondiendo los bancos. Serán flexibles. Sobre todo en los montos a ofrecer. Habrá una suba en las tasas de los Pases acorde con las Leliq. Con respecto a la meta monetaria ya anticiparon que no será tan así de 0% ya que en diciembre esperan un incremento del 6,5%, claro que luego en enero volverán al crecimiento nulo. Creen que entre Letes y Lecap y algo de encajes la licitación de Lebac no será problema. Ampliaremos más novedades.

Donde siguen los cambios es en el Santander, no solo en la matriz (donde Ana Botín "jubiló" a José A. Álvarez al cargo de vicepresidente y nombró consejero delegado (CEO) al banquero de su padre, Andrea Orcel, de la UBS y artífice de las grandes adquisiciones del banco) sino en la filiar argentina donde desembarca como gerente principal de la banca comercial, la ahora ex-Almundo y ex-Oracle, Silvia Tenazinha. Es una apuesta al negocio digital tras las llegadas de Sergio Lew como CEO y de Federico Procaccini (ex- Google) a cargo de Openbank. Donde brindaban anoche era en el Banco CMF que cerró un crédito con el brazo privado del BID por u$s15 millones -a 7 años- para financiar a pequeñas y medianas empresas. Sin duda una bocanada de aire fresco con vistas a la contracción del crédito por venir.

Dejá tu comentario