Lole preserva a Kirchner y elige a Moyano de enemigo

Edición Impresa

Dijo que frase polémica era sobre el camionero. Freno a Solá. Otro zigzag con la candidatura

Carlos Lole Reutemann hizo, ayer, otra gambeta. Con delay, aclaró que su polémica frase de respecto de que «no se afanen la Casa Rosada y la Plaza de Mayo» no tenía, como destinatarios, a los Kirchner, sino que estaba dirigida al jefe de la CGT, Hugo Moyano.

«Lo dije en referencia a Moyano, contestando una pregunta del periodismo. Pero bueno, calavera no chilla», fue la explicación del senador por Santa Fe quien, además, sumó otro argumento: «Los que me conocen saben que jamás hubiera atacado a los Kirchner justo cuando (Néstor) estaba en las primeras horas del posoperatorio».

Aclaró, sin embargo, que sus críticas sobre el Gobierno tienen que ver con el manejo de la caja. «Los critico por la coparticipación», sostuvo, para no aparecer en el otro extremo como una figura contemplativa con los modos y las acciones del matrimonio K.

Fue, incluso, un poco más lejos en la explicación brumosa al sostener que «(las declaraciones) las agarraron los medios que están enfrentados con todo al Gobierno... Las desvirtuaron, pero bueno, calavera no chilla». «Lo que dije iba para Moyano», repitió.

Ayer, el camionero se acordó otra vez de Lole, a quien trató de «ridículo» y vinculó con el peronismo de derecha en un paquete donde mencionó también a Francisco de Narváez -otro sparring del jefe de la CGT- y Felipe Solá, con quien tuvo un vínculo fluctuante.

Antes de dejar la gobernación, Solá gestionó -con Martín Lousteau como titular del Banco Provincia- la cesión de tierras de CEAMSE para Independiente, trasferencia que se acordó con Moyano. Antes habían tenido choques por una ley de Solá que impedía que los camioneros vendan bebidas alcohólicas.

Estridente

De ese modo, luego de aquellos dichos sorpresivos, no sólo por el contenido sino por el perfil estridente, inusual en Reutemann -que de todos modos registra la frase de que «la candidatura se la pueden meter en el c...»-, el senador buscó apagar la polémica.

Queda, sin embargo, por la demora en aclarar y por la baja intensidad de la aclaración, cierta duda. Lo mismo ocurre con la remanida discusión sobre si el ex piloto de Fórmula 1 trabaja o no para ser candidato a presidente por el PJ en 2011.

«Hay que ser prudente con lo que se dice. No se juegue -aseguró a un periodista del diario La Capital de Rosario-, yo estoy afuera de esa competencia». Fue cuando se lo interrogó, otra vez, sobre su postura respecto de la posibilidad de postularse el año próximo.

Mixturó, en esa línea, piruetas y advertencias.

Le apuntó, por ejemplo, a Felipe Solá, uno de los caciques del peronismo disidente con los que Reutemann mantiene diálogo y trata de coordinar un trabajo legislativo. En ese pelotón aparecen, también, Jorge Busti, Juan Carlos Romero y Ramón Puerta, entre otros.

Se enfocó, sin embargo, en el ex gobernador bonaerense. «Felipe va muy rápido con la candidatura. Leí que me puso un plazo de espera y que si no lo cumplía, se largaba él. Bueno, que se largue», dijo Reutemann en un mensaje claro para Solá que, sin embargo, hasta ahora ha evitado confrontar con Lole.

De ese modo, el santafesino transitó uno de los frentes más críticos del PJ díscolo donde hay una multitud de pretendientes: además de Solá están Romero, los Rodríguez Saá y hay una vía de diálogo con otro precandidato, Mario Das Neves, gobernador de Chubut.

En la misma línea, el senador por Santa Fe se refirió a Chiche Duhalde, quien lo trató de grosero porque en su momento le dijo que «se meta la candidatura donde no entra el sol». Para ella, Reutemann sólo tuvo una carcajada y un comentario al pasar.

Dejá tu comentario