Macri desata una interna económica por candidaturas

Edición Impresa

El afán de Mauricio Macri por conquistar celebridades que acepten encabezar listas del PRO provocó ayer que tenga que salir a hacer algunas aclaraciones, justo en el día en que Martín Redrado rechazó la posibilidad de representar a la agrupación del jefe de Gobierno. En ese sentido, se vio obligado a aclarar la relación con el ex del Banco Central el ministro de Hacienda porteño, Néstor Grindetti, quien comparte periódicas reuniones con el economista para analizar distintos temas.

Redrado, ante las radios y luego de que circulara que podría ser el candidato de Macri en las tiras bonaerenses en las elecciones de este año, rechazó una eventual candidatura PRO. "No me van a ver pintado de amarillo", dijo. Macri lo había nombrado como uno de los profesionales con "vocación de participar", seguramente refiriéndose a la oposición en general y al PRO en particular.

Para explicar su diálogo con funcionarios del Gobierno porteño, Redrado indicó que se junta "con distinta gente del PRO, pero también hablo y trabajo con otros dirigentes".

"Yo estoy trabajando en planes de Gobierno de 2015 en adelante. Recorro el país y lo que me piden es solucionar la inflación, reinsertar a la Argentina en el mundo, me preguntan qué hay que hacer con el dólar. Hoy no es tiempo de candidaturas", sostuvo el economista.

"Las pertenencias políticas son como los equipos de fútbol: yo soy hincha de Independiente y, a pesar del mal momento, no tengo pensado cambiar de equipo. Tengo una pertenencia política que es justicialista, que viene de familia. Se puede pensar en quienes quieren armar frentes comunes, pero todavía es prematuro", concluyó Redrado.

Por su parte, Macri, quien viajó a San Juan en una salida de campaña, también habló ante los micrófonos radiales, pero sobre la posibilidad de que Lavagna se sume a sus listas. Al exministro algunos macristas lo ven como posible candidato a senador por la Ciudad de Buenos Aires.

Macri explicó que la semana pasada almorzó con el exfuncionario del Gobierno kirchnerista y compartieron "preocupaciones acerca de cuál va a ser el futuro de la Argentina. Punto", pero nada de una alianza con el PRO.

"Con Roberto no se habló de nada en particular en términos de alianzas políticas, sino de diagnósticos acerca de lo que está pasando en el país", aseguró el jefe porteño y consideró que Lavagna "es un dirigente prestigioso de la política argentina, de trayectoria peronista".

Grindetti, a su vez, se refirió a las conversaciones con Redrado diciendo: "Hemos tenido contactos con él, pero no es que había un acuerdo político", pero dijo que "tampoco está todo roto".

"Tenemos coincidencias, yo valoro su trabajo al frente del Banco Central, pero sé que él no se va a alejar de sus orígenes. No se va a pintar de amarillo, pero eso no quita que no haya posibilidad de un acuerdo", consideró Grindetti sobre Redrado.

Dejá tu comentario