Macri estudia pedir prórroga a indagatoria ante Oyarbide

Edición Impresa

Mauricio Macri intenta que la citación a indagatoria del juez Norberto Oyarbide no le altere la agenda de gestión. Por eso está pensando en pedir una prórroga para declarar. Justo para esa fecha, 28 de abril próximo, cuando Oyarbide -en el marco de la causa que investiga una asociación ilícita dedicada a hacer escuchas- quiere interrogarlo por presunta falsedad ideológica, el jefe de Gobierno porteño tiene planificado un viaje a la India. Volará a esas latitudes por unos días para sellar convenios de intercambio cultural y también tecnológico con autoridades diplomáticas de la región.

La estrategia judicial, a cargo de Jorge Landabur, ya está analizando esa posibilidad. El abogado comparte estudio con Alejandro Carrió (también representó a Francisco de Narváez) y Sergio Feder, pero es quien lleva personalmente la defensa de Macri, que sostendrá, como hasta ahora, el total desconocimiento del jefe porteño sobre las actividades que mantienen preso al espía Ciro James -ex empleado del Gobierno de la Ciudad- y al ex jefe de la Policía Metropolitana Jorge «Fino» Palacios.

El ministro de Justicia y Seguridad, Guillermo Montenegro, sospechado de presunto encubrimiento y con fecha para indagatoria para el próximo 21 de abril, aún no había designado anoche a sus defensores. Según allegados al funcionario, descartan la posibilidad de un procesamiento, ya que el ministro se mantendrá también en sus dichos sobre que no conocía a James, quien justo iba a ingresar a la Metropolitana, en octubre pasado, cuando resultó detenido.

Por su parte, el ex titular de la cartera educativa, Mariano Narodowski, desplazado de su cargo como consecuencia del escándalo mantendrá en su defensa a León Arslanian. El ex ministro, citado para el 22 próximo, logró en principio que se quitara de la causa que lleva Oyarbide y se derivara a un juzgado porteño el presunto incumplimiento de sus deberes por haber nombrado a James como abogado asesor de su cartera, pero que presumiblemente era lo que vulgarmente se denomina «ñoqui», ya que no cumplía horarios ni se habría podido demostrar que realizó trabajos para el ministerio. En su momento, Narodowski fue a declarar ante Oyarbide, pero ahora la investigación está orientada también sobre la sospecha de encubrimiento. De esa manera, no habrá defensa unificada de los funcionarios.

Por otra parte, en la Legislatura porteña la oposición al PRO, pareció ayer desacelerar la embestida política. En la reunión de labor parlamentaria, el oficialismo aceptó finalmente que llegue al recinto un pedido de interpelación a Montenegro. Sin embargo, deberá contar con despacho de la Comisión de Seguridad, que conduce el macrista Martín Borrelli, para lo cual tiene preferencia para el 22 de abril próximo, es decir, recién al día siguiente de la indagatoria programada por Oyarbide para el funcionario. Tras ese trámite, el despacho para la interpelación llegaría a debatirse a la semana siguiente. Ese calendario marca la decisión de la oposición de esperar el resultado judicial.

Macri intenta no entorpecer sus actividades, como ayer cuando firmó un convenio con el intendente de Tilcara -Jujuy-, acto que compartió con el senador radical Gerardo Morales, y tiene previsto pasar el fin de semana en la ciudad de Rosario, en una salida de campaña como candidato a presidente. En esas apariciones se mantendrá en la estrategia de adjudicar a una maniobra política su citación en la causa por las escuchas, mientras que el ex juez Montenegro, se propone no abrir la boca sobre el tema, ya que son otros macristas (ver nota aparte) los que insistirán contra el juzgado y el Gobierno nacional.

Dejá tu comentario