Macri insiste en buscar los votos para autoenjuiciamiento

Edición Impresa

Mauricio Macri le dedicó ayer otra jornada a referirse a su situación judicial y también a las complicaciones en la Legislatura donde el PRO no consigue los votos para formular el juicio político.

Mediante ese proceso el macrismo busca una rápida absolución de las presuntas responsabilidades políticas que pudieran endilgarle al jefe porteño (ver nota pág. 11), pero la oposición está ya a punto de desmantelar esa estrategia.

Mientras analiza y encarga sondeos que aseguran no le daña la imagen al candidato, el PRO se ha propuesto explotar todo lo que pueda las apariciones de Macri dando su versión de la causa judicial que lo aqueja.

Así, el jefe de Gobierno de la Capital Federal presentó ayer dentro de un Plan Integral de Seguridad para la ciudad de Buenos Aires, la instalación de cámaras en puntos clave como la Plaza Miserere, en el barrio de Balvanera.

Tras la presentación el jefe porteño confió estar «tranquilo» en relación con su procesamiento en la causa por escuchas y sostuvo que está «esperando que termine el receso de la Legislatura, el 12 de agosto, y se vote e inicie el proceso tal como está previsto en la ley dentro del capítulo juicio político, para evaluar y esclarecer los hechos».

De ese modo el jefe porteño rechazó que la oposición le arme una comisión investigadora especial, que consideró será «anárquica y no va a llegar a nada».

Macri, además explicó que «no existe una red de escuchas ni una organización delictiva» y que en el expediente judicial se le atribuye haber facilitado «recursos para tender una red adentro del Gobierno, cuando en realidad todo lo que se gasta está detallado», dijo en la TV a la conductora Mirta Legrand, mesa a la que también se sentó la ministra de Desarrollo Social, María Eugenia Vidal y el secretario Marcos Peña.

En otro sentido, al referirse a la otrora designación del ahora detenido y procesado también en la causa por escuchas, Jorge «Fino» Palacios como jefe de le Policía Metropolitana, consideró que «un error político no es un delito».

El mandatario porteño, ante la TV, renovó los cuestionamientos al juez Norberto Oyarbide y también las acusaciones al Gobierno nacional al que le adjudica supuestamente haber armado la causa que teme le compliquen su carrera política.

Por ahora el Gobierno porteño decidió apostar todo a que se conforme la comisión de juicio político que, cree, sería una derrota para los opositores.

Para el jefe de Gobierno su propuesta de autoenjuiciamiento en el proceso enmarcado en el artículo 91 de la constitución porteña sería mas eficiente. «Es mucho mas transparente, mas probado y organizado llevar adelante la investigación en el capítulo juicio político que en una comisión anárquica en la cual no se va a llegar a nada», insistió, en contra de la investigación que promueven los bloques de la oposición en lugar del enjuiciamiento.

Dejá tu comentario