Macron propuso que la integración avance a diferentes velocidades

Edición Impresa

París - El presidente francés, Emmanuel Macron, propuso ayer un salto cualitativo en la integración europea para evitar que la UE pierda la carrera de la globalización y evitar la vuelta de los demonios del pasado, en particular el nacionalismo. Sin embargo, dijo que hay que asumir que será necesario un avance a diferentes velocidades.

En un discurso con el que quiso marcar un hito de su mandato en el anfiteatro de la Universidad de la Sorbona, en París, Macron fijó como desafío "la refundación de una Europa soberana, unida y democrática".

Entre las ideas concretas que puso encima de la mesa está dotar a la eurozona de un presupuesto propio que podría financiarse con la recaudación del impuesto de sociedades, para lo cual hay que armonizar su base imponible y la alícuota que se aplica para 2020.

Asimismo, para la misma fecha, aseguró que el bloque deberá darse una fuerza militar y un presupuesto de defensa propios, en base a "una doctrina común" para actuar.

También propuso una agencia comunitaria de asilo para lidiar con la actual crisis migratoria.

Además de presentar esa lista de reformas, también defendió un método para realizarlas que pretende romper con la forma en que se llevó a cabo hasta ahora la construcción de la Unión Europea.

Su idea es que en las próximas semanas se ponga en marcha un grupo con los Estados que voluntariamente quieran avanzar más rápido y con las instituciones europeas para que, de aquí al verano boreal del año próximo, coloquen sobre la mesa las medidas pertinentes.

Además, eso se vería alimentado con otro proceso que quiere que se lleve en paralelo, el de las llamadas "convenciones democráticas", en las que participarían durante seis meses también en 2018 los ciudadanos de los países que también se mostraran dispuestas a organizarlas.

Sería "un debate abierto, libre, europeo" y, sobre todo, una forma de implicar a la población y acabar con la impresión de que la construcción europea se hace en cenáculos de expertos a sus espaldas, y en los últimos tiempos con miedo a cualquier consulta.

La forma de coronar ese proceso sería que los temas de discusión de esas convenciones democráticas fueran el eje cardinal de la campaña de las elecciones europeas de 2019, en las que dijo que querría que hubiera listas "transeuropeas", por ejemplo aprovechando los 73 escaños que dejarán los británicos por el "brexit", la salida del Reino Unido de la UE.

Macron insistió en que "ningún país debe poder bloquear a los que quieren avanzar más rápido" y en que "Europa avanzará por la ambición de unos pocos", e hizo un llamamiento para impedir "el repliegue nacional, que sería un fracaso colectivo".

Por su parte, aludió al éxito de la ultraderecha en Alemania (ver página 17) al repudiar a los que "prometen el odio, la división, el repliegue nacional" y reiteró su convicción de que "sólo Europa puede asegurar una soberanía real, nuestra capacidad para existir en el mundo actual".

Agencias AFP, EFE y DPA

Dejá tu comentario