Maradona adelgaza y Grondona sufre

Edición Impresa

 Mientras Diego comenzó su periplo europeo en Madrid, aunque su destino será Suiza, donde hará un tratamiento para adelgazar, según confirmó su médico personal Alfredo Cahe y estará entre 10 y 12 días, en Buenos Aires Carlos Bilardo se reunió con el resto del cuerpo técnico, pero sin la presencia de Julio Grondona.

Maradona cenó anoche en un conocido restorán de Madrid, al que van los jugadores argentinos habitualmente, con su mujer, su hija y su yerno Sergio Agüero; está diagramando telefónicamente con sus colaboradores el partido amistoso que se jugará en Córdoba el 30 de setiembre ante Ghana y piensa llamar a Ariel Ortega, entre otros, en una lista que como novedad tendrá, además del Burrito, a Gastón Díaz (Vélez); Juan Mercier (Argentinos Juniors) y Lionel Vangioni (Newells), aparte de los habituales convocados Verón, Palermo, Schiavi (si está recuperado de su lesión), Otamendi, Papa, Bolatti, Braña y Pozo, entre otros.

En Ezeiza, Bilardo está cobrando cada vez más protagonismo a pedido de Julio Grondona, aunque insiste en declarar: «Yo opino cuando me preguntan; si no me preguntan nada, no opino», y como idea base (no muy original por cierto) declaró: «Acá hay una solución: ganar».

Bilardo admitió que está «muy preocupado por la Selección» y aseguró que «lo que viene son partidos decisivos para la clasificación». «Yo voy a seguir igual; si Diego (Maradona) pregunta, yo le contesto; si no, no. Los cambios los decide él», avisó el mánager.

Ya está decidido que el partido del 10 de octubre ante Perú se jugará en cancha de River, pero falta una reunión tripartita entre Grondona, Maradona y Bilardo, cosa que el diez rehúye, tanto que dicen en el fin de semana no le atendió el teléfono.

Por otra parte, en Costa Rica (posible rival de Argentina si le toca jugar el repechaje) decidieron echar al técnico Rodrigo Kenton por las tres derrotas consecutivas, y según el presidente de la Federación, Alberto Li, «le agradecemos su trabajo, pero los resultados son importantes». Aquí no se piensa en despedir a Diego, pero sí en rodearlo. ¿Se dejará?

Dejá tu comentario