Más revelaciones agravan escándalo en el PP español

Edición Impresa

• SURGEN SOSPECHAS DE UN AMPLIO ESQUEMA DE FINANCIACIÓN ILEGAL DEL PRINCIPAL PARTIDO OPOSITOR

Madrid - El escándalo por presunta corrupción que afecta a la derecha española volvió ayer al primer plano con el levantamiento del secreto sobre un sumario de 50.000 páginas, en el que la Policía se muestra convencida de la culpabilidad del ex tesorero del Partido Popular (PP).

Uno de los informes policiales que más concentró el interés de los periodistas, ávidos por las «novedades y perlas» del caso, acusa al senador y ex tesorero nacional del PP Luis Bárcenas de haber percibido ilegalmente 1,3 millón de euros (1,7 millón de dólares) de una red de empresas dirigidas por personas cercanas al gran partido conservador español.

Entre los nuevos datos desentrañados ayer aparece un informe de la Agencia Tributaria que apunta indicios de la supuesta participación de funcionarios del PP, como un ex eurodiputado y Bárcenas, en las estructuras con las que la red ocultaba fondos en paraísos fiscales. Este informe también señala a personas «con responsabilidades políticas» en la Comunidad Autónoma de Madrid y destaca que el destino de parte de ese dinero podría ser Miami.

Bárcenas dimitió hace nueve meses de sus funciones de tesorero nacional tras haber sido imputado en el «caso Gürtel», en el que están implicadas unas 70 personas, empresarios y concejales del PP.

Pero ha conservado su escaño de senador y su despacho en la sede madrileña del PP -que paga su abogado-, mientras que los otros políticos han sido simplemente suspendidos de sus funciones y de militancia en el partido.

Este trato de favor alimenta la sospecha en el seno del gobernante Partido Socialista sobre el hecho de que Bárcenas, además de haberse enriquecido personalmente, pueda haber orquestado una financiación ilícita de su formación.

El portavoz del grupo socialista en el Congreso de los Diputados y ex ministro del Interior, José Antonio Alonso, se declaró sorprendido por la «resistencia» del presidente del PP, Mariano Rajoy a dar explicaciones sobre el escándalo.

El presidente del PP «sabe cosas que afectan gravemente al PP y que lo tienen literalmente paralizado», afirmó.

«Rajoy tiene que dar una respuesta por respeto a los ciudadanos y para tratar de dejar bien clara cuál es su posición de rechazo frente a esta lacra que es la corrupción», insistió la vicepresidenta del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega.

Rajoy no se expresó, pero la portavoz parlamentaria del PP, Soraya Saénz de Santamaría, aseguró que los «primeros interesados en sacar de las filas» del PP a quienes «de manera constatada se hayan aprovechado de las siglas» del partido son los propios militantes.

El «caso Gürtel» descubrió hace más de un año una vasta red de corrupción dirigida por un empresario de comunicación cercano al PP, Francisco Correa, que aparecía en su contabilidad oculta con el nombre en clave de «Don Vito». Organizaba los mítines del PP y servía, según la investigación, de intermediario entre empresas constructoras e inmobiliarias y concejales de derecha para la atribución de contratos públicos, mediante el pago de comisiones y regalos de todo tipo: viajes a la Polinesia, trajes a medida, coches de lujo, relojes y comisiones.

La investigación salpicó sobre todo a las regiones de Valencia, cuyo presidente, Francisco Camps, que ha sido temporalmente declarado inocente, y de Madrid, donde, según un informe publicado el lunes, empresas de «Don Vito» habrían conseguido más de 500 contratos públicos sin mediar ninguna licitación.

«Don Vito» y sus colaboradores tenían por costumbre reunirse en un hotel de Madrid para recibir maletines con dinero de manos de empresarios beneficiados por su mediación con concejales conservadores.

Agencias AFP y EFE

Dejá tu comentario