30 de marzo 2011 - 00:00

Michetti y Larreta, en prueba de aplausómetro

Confesionario de protocandidatos: Gabriela Michetti escucha consejos. La entornan, en el acto de anuncio de la fecha electoral, Daniel Chain, Horacio Rodríguez Larreta y, entre otros, Francisco Cabrera, también ministro.
Confesionario de protocandidatos: Gabriela Michetti escucha consejos. La entornan, en el acto de anuncio de la fecha electoral, Daniel Chain, Horacio Rodríguez Larreta y, entre otros, Francisco Cabrera, también ministro.
De distintas maneras, a dedo o lapicera o mediante plenarios se aceleran ahora las decisiones de los partidos políticos sobre quiénes irán a la competencia porteña del 10 de julio. Pero ninguno como Mauricio Macri aplicará un alternativa tan original como la de someter a sus aspirantes a una tarima de propios. Ocurrirá mañana, aun cuando el gabinete PRO se muestra más cercano a la candidatura de Horacio Rodríguez Larreta, y es menor la porción interna hacia Gabriela Michetti, más favorecida sin embargo en intención de votos.

El escenario para los aplausos será una reunión del gabinete ampliado del macrismo, tarima que impuso el jefe de Gobierno porteño para que los candidatos del PRO a su sucesión se sometan a la definición de esa tropa.

Michetti y Larreta deberán hablarle a ese grupo numeroso de funcionarios, que además de los ministros conforman secretarios de Gobierno y hasta asesores. Un público que dirá, seguramente con sus aplausos al finalizar las alocuciones cuál cree será el mejor. Poco, seguramente, influirán las palmadas en Macri, quien será el dueño de la decisión. La idea, aseguran, es que los dos precandidatos calmen a los militantes de esa interna donde los seguidores de uno cree que el otro no los convidará con candidaturas a legisladores ni cargos, una vez que se decida el favorecido. En ese sentido deberán tener previstas las frases tanto la diputada como el jefe de Gabinete, para asegurar a ese público de funcionarios algo así como que mantendrán sus puestos cualquiera sea el eventual heredero del sillón PRO.Tras el anuncio de Macri sobre que el 10 de julio serán las elecciones porteñas, Michetti fue requerida por movileros para dar anticipos que claro, calló. Sólo ratificó que no habrá posibilidades de una fórmula compartida con su rival interno por la sucesión de Macri, Rodríguez Larreta, que los posibles vice si ella es la favorita son muchos y que en eso no pensó.

Por un lado, al mantenerse las elecciones de la Capital Federal separadas de las nacionales, permite la pirueta de la doble postulación que ya una vez descartó Macri. Por otra parte, se acorta el plazo para proseguir en el PRO con una interna que parece sin freno y que ha dividido a la tropa entre adherentes de uno y otro candidato.

No es la única interna que debe acelerarse ahora. El kirchnerismo, que no ocultó su furia criticando a Macri por no haber unificado las elecciones con las nacionales, además de decir quién será el candidato a jefe de Gobierno (ver nota pág.10), debe dar una oferta a las listas aliadas. En Proyecto Sur, (Pino Solanas) clamarán algunos aún para que el cineasta dispute la contienda porteña con posibilidades de luego, si pierde, seguir en la carrera nacional.

El radicalismo le imprime frenesí a la oportunidad de conformar una alianza en el distrito, pero casi todas las agrupaciones que presentarán boletas el 10 de julio aún quieren que se salde la otra intriga de Macri: si será él el candidato.

Dejá tu comentario