Misiones gestiona ante Nación valor diferenciado para la nafta

Edición Impresa

El gobernador solicitó una baja de los impuestos para disminuir la brecha nacional. En Dionisio Cerqueira y Foz de Iguazú las ventas bajaron un 70%.

La demanda de combustibles en la provincia de Misiones se elevó al doble y supera los valores de la prepandemia. Considerando esta situación es necesario complementar esa demanda adquiriendo más barriles. En relación con ello, Misiones se mantiene como la primera provincia del Nea con mayor consumo.

El gobernador Oscar Herrera Ahuad solicitó que se autorizaran más envíos de combustibles y se considere una baja en los impuestos relacionados con el producto. De este modo, el valor descendería, se reconocería el consumo y disminuiría la brecha nacional.

Diferencia de 35%

Las diferencias en el precio que se detectan en las distintas regiones del país, alcanzan un 35% entre el valor que se comercializa en el centro, el norte del país y el sur. En la Patagonia, los combustibles no cuentan con la carga impositiva que se aplica en el resto del país pues se reconoce su carácter de zona productora.

La petrolera nacional YPF y las refinerías presentes en el país habían acordado mantener el precio de los combustibles congelados. La medida se mantuvo desde mayo de 2021 hasta febrero de 2022. La actualización de los valores hace que el litro de nafta súper en Posadas alcance 120,70 pesos mientras que en el interior llegue a $123,20 pesos. En tanto que los valores de la Infinia se ubican en hasta 147,80 pesos, la Ultra diésel en hasta 114,70 pesos y la Infinita diésel en hasta1 46,40 pesos. Estos valores muestran que existe una asimetría interna entre la capital de la provincia de Misiones y las ciudades del interior.

En Brasil caen ventas

Mientras que en las ciudades fronterizas como Bernardo de Irigoyen e Iguazú existe un “boom” en la compra de combustible de parte de los automovilistas brasileños en las localidades como Dionisio Cerqueira -frontera ceca con Misiones- y Foz de Iguazú, entre otras las estaciones de servicio tuvieron una merca de ventas de hasta el 70 %. “Sólo vendemos lo mínimo, si algún automovilista se quedó sin combustible, carga unos pocos reales para llegar a Iguazú, aprovechar el cambio, llenar el tanque”; dijo el gerente de una estación de servicio Shell ubicada en la avenida República Argentina en Foz de Iguazú a unos 5 kilómetros de la frontera.

La nafta súper cuesta en Brasil entre 4,90 y 5,90 reales el litro, Es decir entre 181 pesos y 219 pesos según la empresa. La misma situación sucede con el gasoil, ya que los camioneros internacionales prefieren hacer la fila y cargar combustible antes de cruzar la frontera.

En Foz de Iguazú el precio se ubica entre 5,10 y 5,30 reales. Al cambio argentino se cotiza a 188 y 196 pesos. Las filas en las estaciones de servicio en Puerto Iguazú y en Bernardo de Irigoyen son “interminables”. Muchos ciudadanos de Puerto Iguazú ya ofrecen combustible en bidones antes de cruzar la frontera, en tanto que en Bernardo de Irigoyen se armaron puestos callejeros en la frontera seca.

Como Gendarmería retiró a los puesteros del lado argentino, los propios residentes en Bernardo de Irigoyen se apostaron del lado brasileño. “Aquí no nos podemos meter para retirar los puestos”, dijo un efectivo de gendarmería nacional.

Ante la alta demanda de combustible de parte de los ciudadanos brasileños, los residentes de Puerto Iguazú le solicitaron al intendente Claudio Filippa que se instalen surtidores especiales para brasileños y que se limite la venta.

Dejá tu comentario