Mitsubishi también despide hoy a Ghosn por caso de evasión

Edición Impresa

Hoy será el turno de Mitsubishi para destituir a Carlos Ghosn como su presidente. Ya lo hizo Nissan. Y también Renault, aunque en lo formal siga figurando. El ejecutivo de la triple alianza automotriz fue detenido la semana pasada en Japón acusado de evadir impuestos.

Ghosn ayer declaró ante un tribunal en Tokkio y rechazó los cargos que se le atribuyen. El juicio se desarrolla en medio de especulaciones sobre el futuro de la alianza empresaria. Este episodio habría llevado al límite la tirante relación entre Nissan y Renault. Nissan investigó durante meses a Carlos Ghosn sin informar a los ejecutivos de Renault. La japonesa lleva más de un lustro exigiendo tener más peso en las decisiones del grupo.

Renault posee el 43,4% de Nissan. Es su máximo accionista y tiene derecho de voto y veto en el consejo. El segundo accionista es el fondo de pensiones público de Japón con el 5,28%.

Nissan tiene el 15% de Renault, pero sin derecho a voto. Y su máximo accionista es el Estado francés con el 15,01% del capital. Por apenas una décima se logró que el segundo máximo accionista de un grupo no tenga derecho a voto.

En 1999 Nissan no tuvo más remedio que aceptar las condiciones de Renault porque estaban a punto de quebrar. Pero en los últimos años fue Nissan la que sostuvo el balance de la francesa. El año pasado Grupo Renault ganó 5.210 millones, de los que su participación en Nissan aportó 2.799 millones. En 2016, Renault consiguió 3.543 millones, a los que Nissan aportó 1.638 millones. Nissan fue la que compró la tercera pata actual de la Alianza, Mitsubishi, en octubre de 2016, de la que posee el 34%.

Entre las dos marcas japonesas comercializaron 8,84 millones de vehículos en 2017; Grupo Renault, 3,76 millones.

Ahora Nissan tiene mayor peso es cierto y Renault tendrá que hacer concesiones para mantener la alianza. Tal vez sea darle derecho a voto a su socio.

Los expertos advierten que si se rompiera la relación, ambas correrían peligro, ya que la base de la alianza son las sinergias (comparten compras a proveedores, suministros y fabricación) que en 2016 le permitieron ahorrar 5.000 millones de euros y en 2017 casi 6.000. El plan prevé que en 2022 se reducirán costos por 10.000 millones de euros.

Dejá tu comentario