Moreno: oposición oficial a la “tarjeta exclusiva”

Edición Impresa

El Gobierno ya informó a los súper e hipermercados y a las grandes cadenas de electrodomésticos que el congelamiento de precios continuará al menos hasta junio, inclusive; y con las mismas condiciones actuales. Esto es, iguales precios, iguales restricciones publicitarias e iguales obligaciones para mantener las góndolas abastecidas. Como contrapartida, las empresas tendrán una serie de beneficios, comenzando por la posibilidad de acceder a más productos importados; fundamentalmente en aquellos rubros que pueden generar presiones inflacionarias en la fabricación local.

La posibilidad de exhibir más bienes provenientes del exterior, un tabú hasta el comienzo del congelamiento de precios, ya se comenzó a percibir este fin de semana en productos como cervezas, fideos, pequeños electrodomésticos, algunos celulares liberados y productos envasados.

Con la posibilidad de extender la vigencia del congelamiento de precios, el Gobierno se garantiza ahora tres meses tranquilos, al menos en apariencia, de plenas negociaciones paritarias. Los principales sindicatos, fundamentalmente los industriales, negociarán así sus incrementos salariales para este año, sin las presiones inflacionarias del año pasado.

Propósito

Así, creen en el Gobierno, podrán cerrar más acuerdos con alzas salariales cercanas al 22% anual. La intención de máxima es que para mayo, cuando tenga que discutir sus aumentos Hugo Moyano y sus camioneros, la mayoría de sus colegas haya arreglado un alza de no más que ese porcentaje.

Los súper e hipermercados accederían a la extensión del congelamiento, pero pidieron que Guillermo Moreno se ocupara de las 25 principales empresas proveedoras de alimentos y bebidas, limpieza y artículos de consumo masivo. El secretario de Comercio Interior aseguró que ya comenzó ese operativo y que todas las empresas estarán en sintonía.

Por otro lado, la posibilidad de lanzar la tarjeta de crédito oficial para los supermercados y las cadenas de electrodomésticos entró en discusión y cuestionamiento de parte del resto del Gobierno. En general, como los privados, los funcionarios creen que el lanzamiento de un plástico de este tipo puede ser útil, pero se cuestiona severamente la exclusividad. Se dice dentro del Ejecutivo que sólo Moreno cree que sea el único plástico. En esta línea se ubican desde el Ministerio de Economía de Hernán Lorenzino, incluyendo la opinión del viceministro Axel Kicillof; hasta el Banco Central de Mercedes Marcó del Pont.

Lo que se dice dentro del Gobierno, más allá de la repartición morenista, es que el Ejecutivo ya tiene dos instrumentos financieros en actividad y muy exitosos: las tarjetas Nativa y Argentina, que administra el Banco Nación de Juan Carlos Fábrega, y que tienen un crecimiento exponencial. De hecho, la Nativa, que no existía en 2007, ya tiene 1,8 millón de usuarios.

Sin problemas

Lo que se considera es que tranquilamente las promociones y beneficios que se quieran impulsar para aumentar el consumo y reducir las comisiones que les cobran a los súper e hipermercados las otras tarjetas de crédito (Visa, Mastercard y American Express) pueden ser implementadas y aplicadas a través de la Nativa y la Argenta (una tarjeta para los jubilados, también exitosa), sin mayores problemas.

Los súper e hipermercados tampoco tendrían problemas en aceptar las promociones que se lancen con estos instrumentos, ya que sólo cuestionan la exclusividad. "Es un proyecto presentado hace ya tiempo y que ahora se ha empezado de nuevo a analizar. Es poco lo que se sabe, pero sí que apuntaría a una reducción de los costos de operación de las tarjetas, que son muy altos", aseguraba ayer Fernando Aguirre, portavoz de la Cámara de la Federación Argentina de Supermercados. Éste consideró que "en la Argentina estamos pagando alrededor de un 3% de comisión al banco y a la tarjeta por operar, mientras que el resto de los países de América no pasa del 1% o el 1,5%. Tenemos el coste más alto". La intención de los privados y del Gobierno es reducir estos costos, pero sin perder los acuerdos con otros plásticos emitidos por bancos.

También en contra de la exclusividad se manifestó el presidente del Banco Ciudad, Federico Sturzenegger, que dijo que se trata de una "locura", junto con el acuerdo de precios. "El congelamiento de precios no puede funcionar nunca. Si se pretende mantenerlo, vamos a tener desabatecimiento", dijo el presidente del Ciudad.

Dejá tu comentario