15 de octubre 2012 - 00:00

Nacionalistas pro ETA saltan al segundo lugar

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, hizo campaña el fin de semana en su Galicia natal y en el País Vasco para reforzar a sus candidatos en las elecciones autonómicas del domingo. En la segunda de esas regiones sobrevuela, como en Cataluña, la amenaza separatista.
El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, hizo campaña el fin de semana en su Galicia natal y en el País Vasco para reforzar a sus candidatos en las elecciones autonómicas del domingo. En la segunda de esas regiones sobrevuela, como en Cataluña, la amenaza separatista.
Bilbao - El Partido Nacionalista Vasco (PNV, moderado) encabeza las intenciones de voto para las elecciones regionales del 21 de octubre, las primeras organizadas en el País Vasco sin la amenaza de ETA, en las que los independentistas de EH Bildu llegarían en segunda posición.

En un gran mitin cerca de Bilbao (norte), la coalición soberanista EH Bildu, en la que participan antiguos miembros de Batasuna -el exbrazo político de ETA ilegalizado en España en 2003- defendió el sábado su proyecto de Estado independiente.

«Vamos a crear una Euskal Herria (País Vasco) libre en Europa», lanzó su líder, Laura Mintegi, ante las miles de personas reunidas en el Centro de Exposiciones de Bilbao, que la recibieron al grito de «Independencia».

Al ilustrar la importancia de estos comicios en una España sacudida por el auge secesionista que llevó a otra región, Cataluña (noreste), a reclamar un referendo de autodeterminación, también el jefe del Gobierno central español, Mariano Rajoy, hizo campaña el sábado en Bilbao.

Junto al candidato de su partido a la presidencia vasca, Antonio Basagoiti, Rajoy criticó los discursos independentistas de vascos y catalanes. «El mayor error sería sumarle a una crisis económica una crisis política e institucional», lanzó ante sus seguidores congregados en el teatro Campos Elíseos. «Fuera de España y de Europa se está en ninguna parte y condenados a la nada», agregó.

Según un sondeo publicado el fin de semana por el diario conservador El Mundo, los nacionalistas moderados del PNV obtendrían entre 24 y 26 escaños de los 75 que forman el parlamento autónomo vasco, lo que lo situaría como el partido más votado, pero sin mayoría suficiente para gobernar solo. Por su parte, EH Bildu conseguiría 20 diputados regionales.

De acuerdo con analistas, no se descarta que estas dos fuerzas lleven adelante una alianza gubernamental e impulsen una medida similar a la presentada por Cataluña. «La aparición de los radicales de Bildu, ya legalizados, recoge con gran fuerza al electorado claramente independentista y al que se siente próximo a ETA», afirmó El Mundo.

Los socialistas vascos, con 16 a 18 escaños, y el Partido Popular de Rajoy, con 12, seguirían a nacionalistas e independentistas.

Estas son las primeras elecciones autonómicas que se organizan en el País Vasco sin la amenaza de atentados de la organización armada separatis-ta ETA.

Responsable de la muerte de 829 personas en más de 40 años de lucha por la independencia de la región, ETA anunció el 20 de octubre de 2011 «el cese definitivo de su actividad armada», aunque no entregó las armas ni se disolvió, como exige el Gobierno.

«Queremos que ETA se acabe, sin condiciones, porque el terrorismo sólo tiene un destino, que es su final, y actuaremos como siempre en consecuencia», reiteró Rajoy este sábado.

También Cataluña celebrará elecciones regionales, después de que su presidente, el nacionalista Artur Mas, convocase comicios anticipados para el 25 de noviembre ante la negativa del Gobierno de Rajoy a renegociar un sistema fiscal que la región considera como un lastre en momentos de crisis.

Agencia DPA y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario