Nuevo fiscal seguirá la pesquisa del Economía-gate

Edición Impresa

El fiscal interino que ocupe a partir de hoy el cargo de titular de la Fiscalía de Investigaciones Administrativas deberá revisará, como primera medida, todas las causas archivadas en la FIA y evaluar si reabrir alguna o no. La Procuración se propone así responder a declaraciones del responsable saliente, Manuel Garrido, quien ha afirmado que existen muchas investigaciones injustamente cerradas en la cartera de la que, hasta el jueves pasado, era titular. Una de ellas es la llamada «Economía-gate» y que pesquisa el pago presuntamente ilegal a una aseguradora de $ 52 millones. En esa investigación se pone la lupa en funcionarios y ex funcionarios del Ministerio de Economía.
El procurador general de la Nación, Esteban Righi, designará hoy al fiscal subrogante que reemplazará de manera transitoria a Manuel Garrido, ex titular de la Fiscalía de Investigaciones Administrativa, quien renunció a su cargo el jueves pasado. El puesto se definirá entre los dos fiscales generales de la FIA, José Luis Magnano y Guillermo Noailles, y, ni bien asuma, tendrá una tarea asignada para resolver en el futuro inmediato: revisar si están bien archivadas o no todas las causas que se encuentran bajo la órbita de la FIA. El titular saliente se había referido a este aspecto, en relación con el hecho de que órgano de control habría perdido capacidad de avanzar en investigaciones, a partir de la definición de atribuciones que estableció el procurador en la Resolución 147, que disparó la dimisión de Garrido.
La Procuración intentará así frenar las sospechas de presiones del oficialismo sobre el área, para evitar investigaciones sobre funcionarios del Gobierno y las denuncias del crecimiento de causas de corrupción que no se investigan, que han señalado tanto la oposición, como Garrido en su texto de renuncia. Lo más probable es que el sucesor interino del ex titular sea Noailles, quien también ocupó este cargo de manera temporal, luego del fallecimiento del responsable anterior de la FIA, Néstor Pinzón (y que ayer publicó una dura columna sobre los gobernantes argentinos en el diario La Nación, que no plantea un panorama muy alentador sobre el estado de la investigación de estos temas en la Argentina). Al mismo tiempo, deberá iniciarse el proceso de llamado a concurso para el cargo, en el que se selecciona una terna de candidatos, de la que el Poder Ejecutivo elegirá uno y lo propondrá al Senado para su aprobación.
La renuncia de Garrido sacudió el ámbito de la Procuración, al punto de que Righi se vio forzado a encabezar una conferencia de prensa el viernes pasado, por primera vez en su vida (más allá de su experiencia política, por ejemplo como ministro del Interior de Héctor Cámpora). Es que el jefe de fiscales fue el primer sorprendido por la salida de Garrido; a pesar del conflicto por la Resolución 147 de noviembre pasado, el jefe de fiscales no estaba prevenido sobre la renuncia. Pensaba que si el ex titular de la FIA no había tomado esa decisión en su momento, iba a permanecer en su cargo. Además de no tener ningún tipo de diálogo desde la polémica por las atribuciones de la FIA, la sorpresa se vio reforzada por el hecho de que se enteró de la renuncia cuando ya estaba en los portales de internet. Tampoco hablaron ahora, frente a la dura renuncia remitida al procurador y su respectiva contestación.
En medio de críticas de la oposición y denuncias sobre la supuesta intención del Gobierno de vaciar los organismos de control, así como del conocimiento de nuevas denuncias que Garrido había presentado en la Justicia antes de renunciar (la última es sobre un la presunta renegociación fraudulenta de un contrato para la concesión del corredor vial que une las ciudades de Neuquén y Cipolletti), en la Procuración aseguran que «Righi ya no tiene más nada que decir». La idea es bajar el tono e intentar vadear la tormenta lo mejor posible.

Dejá tu comentario