3 de noviembre 2016 - 00:00

Obama, duro con el FBI: “No se debe trabajar sólo por insinuaciones”

La prensa reveló que la policía federal violó las normas de prudencia que se había fijado a sí misma meses antes. El jefe de la fuerza, James Comey, es un republicano.

AL RESCATE. Obama saluda a sus simpatizantes en el aeropuerto de Morrisville, Carolina del Norte, a donde acudió a hacer campaña en favor de la golpeada Hillary Clinton.
AL RESCATE. Obama saluda a sus simpatizantes en el aeropuerto de Morrisville, Carolina del Norte, a donde acudió a hacer campaña en favor de la golpeada Hillary Clinton.
Nueva York - A sólo seis días de una elección presidencial ahora imprevisible, arreció ayer en Estados Unidos la controversia sobre la decisión del director del FBI, James Comey, de reabrir la investigación sobre los emails de Hillary Clinton. La prensa que anunció su respaldo al Partido Demócrata reveló que la medida violó el modo en el que la misma policía federal trató hace algunos meses casos con potencial político y el propio presidente, Barack Obama, salió a reprender al organismo.

The New York Times señaló ayer que la Oficina Federal de Investigaciones (FBI) decidió en agosto no revelar la apertura de otras dos investigaciones, una sobre el jefe de campaña de Donald Trump y otra sobre las donaciones a la Fundación Clinton justamente para no interferir en la campaña.

Actuó así porque en el caso de la Fundación consideró que no tenía suficientes elementos probatorios y que los indicios estaban basados en gran medida en informaciones obtenidas del libro "Clinton Cash".

El libro sostiene que entidades extranjeras dieron dinero al expresidente Bill Clinton y a su Fundación, y que recibieron a cambio favores del Departamento de Estado cuando Hillary era secretaria de Estado. Esa sospecha está en la base del escándalo de los emails, ya que muchos se preguntan por qué aquella usó un servidor de correo privado y no el oficial, encriptado, y por qué alegó haber borrado miles de mensajes cuando las autoridades le ordenaron que entregara copias de todas aquellas comunicaciones.

Por otra parte, el "Times" recordó que el FBI estaba investigando al exjefe de la campaña electoral de Trump, Paul Manafort, y sus vínculos con algunos políticos ucranianos, entre ellos el expresidente filorruso Víktor Yanukovich, de quien fue consultor durante varios años desde 2005.

En tanto, el presidente, Barack Obama, señaló ayer que es importante que las investigaciones del Gobierno no se guíen por "insinuaciones" de tipo político.

"Hice un esfuerzo deliberado para asegurarme de que no parezca que me estoy entrometiendo en lo que se supone que deben ser procesos independientes", dijo Obama en una entrevista con el portal digital Now This News. "Pero sí creo que hay una norma de que cuando hay investigaciones, no trabajamos basándonos en insinuaciones, ni en informaciones incompletas, ni en filtraciones. Trabajamos basándonos en decisiones concretas", añadió en una crítica a James Comey, un republicano que él mismo nombró hace tres años.

El mandatario recordó en ese sentido que el FBI ya hizo este año una investigación "exhaustiva" sobre el uso por parte de Clinton de un servidor privado de correo electrónico para tratar asuntos oficiales cuando era canciller (2009-2013).

"Y la conclusión del FBI, la conclusión del Departamento de Justicia, la conclusión de varias investigaciones en el Congreso fue que ella había cometido algunos errores pero que no había nada ahí que justificara un proceso" judicial, subrayó Obama.

El portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, había asegurado el lunes que Obama no creía que Comey estuviera tratando "intencionalmente" de influir en el resultado de las elecciones al anunciar esa investigación.

En la entrevista, Obama opinó que en el asunto de los correos electrónicos de Clinton, si ella "comete un error, un error sin mala fe, termina siendo sobredimensionado como si fuera una locura". Asimismo, expresó su "absoluta confianza en la integridad" de la candidata.

Un sondeo publicado el martes por ABC/The Washington Post ubicó por primera vez desde mayo al frente al republicano Donald Trump por 46% a 45%, un efecto directo de la decisión del FBI.

Agencias EFE, AFP, ANSA y Reuters,


y Ámbito Financiero

Dejá tu comentario