Obama proclamó el fin de la crisis económica ante un Congreso hostil

Edición Impresa

  Washington - Alentado por la recuperación económica, el presidente estadounidense, Barack Obama, se adjudicó anoche el mérito de haber sacado al país de la crisis económica en su discurso anual ante un Congreso dominado por la oposición republicana. Así buscó reconciliarse con la postergada clase media.

En su discurso del Estado de la Unión, que transcurría al cierre de esta edición, Obama buscó destacar su legado a dos años de dejar el cargo ante las dos cámaras legislativas.

"Llevamos quince años en este nuevo siglo. Quince años que comenzaron con el terror tocando nuestras costas, que se desarrollaron con una nueva generación luchando dos guerras largas y costosas, que vieron una feroz recesión extenderse en nuestro país y en el mundo", recordó. "Fue, y sigue siendo, un tiempo duro para muchos. Pero esta noche damos vuelta la página", subrayó.

"El crecimiento y el auge en la producción de energía nos dan la oportunidad de remodelar nuestra economía", agregó, recordando los buenos indicadores económicos que vive el país en la actualidad, entre ellos un descenso del 6% del desempleo.

El mandatario defendió así un plan impositivo que afectará a los más ricos y permitirá recaudar 320.000 millones de dólares en una década mediante el cierre de brechas en la legislación fiscal y la imposición de aranceles a grandes empresas financieras. El dinero será usado para aumentar los beneficios a la clase media a través de facilitar el acceso a la propiedad, mejorar el acceso a internet de alta velocidad y la gratuidad de los community colleges (centros universitarios de formación corta).

"¿Vamos a aceptar una economía en la que sólo a unos pocos de nosotros nos va espectacularmente bien? ¿O vamos a comprometernos con una economía que genere mayores ingresos y oportunidades para todos los que hacen el esfuerzo?", subrayó. El objetivo es ayudar a quienes no se beneficiaron de una reactivación económica que se está afianzando en su sexto año en la Presidencia.

Las propuestas de Obama fueron vistas con escepticismo por los republicanos que controlan tanto el Senado como la Cámara de Representantes. "Más alzas de impuestos y gastos de Washington es la misma vieja política vertical que nos acostumbramos a esperar del presidente Obama y que no da resultado", comentó Michael Steel, vocero del presidente de la Cámara de Representantes, el republicano John Boehner.

El discurso también permitió a Obama entregar una actualización a los estadounidenses sobre el combate contra militantes islámicos, dos semanas después de que 17 personas murieron en ataques en París, y mayores detalles sobre la histórica normalización de relaciones diplomáticas con Cuba.

"Vencer al Estado Islámico llevará su tiempo, pero lo lograremos", dijo al tiempo que pidió a los congresistas que aprueben una ley para autorizar el uso de fuerza militar.

Funcionarios de la Casa Blanca admitieron ayer que apuestan a que los legisladores opositores, también bajo presión para ayudar a la clase media y que necesitan demostrar que pueden gobernar, estarán dispuestos a comprometerse en algunos puntos del plan.

Obama vive un ligero aumento de popularidad ayudado por la economía. La mitad de la población aprueba su gestión, su mejor nota en año y medio, mientras que 44% cree que está haciendo una mala gestión, una caída de 10 puntos en el rechazo, según una encuesta de ABC y el diario Washington Post.

Agencias Reuters, AFP, EFE, ANSA y DPA

Dejá tu comentario