Obvio: venezolanos acopiaron bienes por devaluación

Edición Impresa

Caracas - Los venezolanos acudieron durante el fin de semana a los supermercados y tiendas de electrodomésticos buscando anticiparse al nuevo tipo de cambio que imperará tras la devaluación anunciada por el Gobierno, que pretende oxigenar las finanzas del país apremiadas por el alto gasto público y la inflación.

Las autoridades ordenaron devaluar el bolívar un 31,7%, a 6,3 bolívares desde las 4,3 unidades por dólar que se habían fijado como cambio oficial en 2011. Se espera que el nuevo tipo de cambio entre en vigencia el próximo miércoles, después del asueto por carnaval.

El Gobierno calcula que la devaluación aportará unos 84.000 millones de bolívares a las arcas públicas, que equivalen al 21% del Presupuesto nacional, lo que reducirá un déficit fiscal que según estimaciones privadas supera el 10%.

La medida, además, aliviará las constreñidas finanzas de la petrolera estatal PDVSA, que aporta 9 de cada 10 dólares que entran a la economía venezolana por ventas externas y es la primera perjudicada cuando el tipo de cambio queda anclado. Cifras preliminares del Banco Central muestran que en 2012 ingresaron al país u$s 95.952 millones por exportaciones, y el 96% correspondió a la petrolera y a sus empresas asociadas.

El ajuste cambiario también mitigaría la escasez de divisas que ha ralentizado las importaciones en los últimos meses, generando una frecuente escasez de alimentos y otros bienes.

Esta es la primera decisión impopular que ejecuta el vicepresidente Nicolás Maduro, generando que los venezolanos inunden los supermercados y comercios en busca de proteger su ahorros de la inflación. Mientras, otros se apuran en comprar pasajes aéreos o utilizar los cupos de divisas autorizados por el Gobierno para compras por internet para anticiparse con ello al efecto de la devaluación.

"Lo reconocemos. En este momento tenemos un brote inflacionario y especulativo. El Gobierno tiene que actuar con eficiencia, con firmeza, como nos lo exige el presidente. La inflación es un fenómeno complejo, difícil, lo hemos dicho, y lo hemos estado venciendo", dijo el ministro de Planificación venezolano, Jorge Giordani.

Pese a haber cerrado 2012 con una inflación del 20,1% (por debajo del 27,6% de 2011),
Venezuela inició 2013 con una tasa inflacionaria del 3,3% en enero, más del doble del 1,5% del mismo mes del año pasado, para colocar la tasa interanual en un 22,2%.

El profesor de la Facultad de Economía de la Universidad Central de Venezuela (UCV) José Guerra afirmó que ésta es "una devaluación incompleta e insuficiente" que "no está acompañada de ninguna medida fiscal, monetaria", así como tampoco previsiones para contener la inflación o decisiones compensatorias salariales para atajar el problema social que ésta genera.

"Aquí está castigado el salario fundamentalmente, entonces si no hay una medida de compensación salarial, los gremios van a empezar a exigir ajustes, y con razón, y el Gobierno no puede decir que no porque ahora tiene los bolívares para pagarlos", apuntó Guerra.

Maduro no sólo ajustó el tipo de cambio, sino que también eliminó un sistema alternativo de asignación de divisas que manejaba el Banco Central y que a un tipo de cambio de 5,3 bolívares por dólar, había servido de refugio a viajeros e importadores de bienes no esenciales.

Economistas y expertos han advertido que sin un mecanismo de reemplazo del SITME, como se conocía al sistema manejado por el Banco Central, la inflación tendrá que resistir además la presión del alza del dólar informal.

"La gente no quería comprar al precio que estaba antes de la devaluación porque les parecía caro, ahora me están reventando el teléfono", dijo un operador del mercado informal, que no pudo dar su nombre por incurrir en ilícitos cambiarios según la ley local, que tampoco permite difundir precios paralelos.

La gente busca abastecerse de divisas antes del miércoles por miedo a que el dólar suba apenas abra el mercado, como ha ocurrido en otras oportunidades. El dólar informal, "lechuga verde" o "innombrable" se mantenía en ligera alza el pasado sábado tras la devaluación, en niveles que más que triplicaban los del nuevo tipo de cambio.

"Hay que esperar hasta el miércoles a que abra el mercado para saber el nuevo precio. Asumo que con esta devaluación se abrirán los chorros de divisas", agregó el operador.

Agencias Reuters y EFE

Dejá tu comentario