Ola de protestas contra Correa colapsa Ecuador

Edición Impresa

  Quito - Ecuador enfrentó ayer intensas protestas en las calles y el bloqueo de varias rutas en rechazo al Gobierno y a una enmienda constitucional que permitiría la re-reelección del presidente Rafael Correa.

A pesar del llamado de sectores sindicales e indígenas a paralizar actividades, los servicios de transporte, educación, salud y justicia se prestaban con regularidad en las principales ciudades, aunque muchas personas se abstuvieron de salir o interrumpieron sus actividades a causa de las movilizaciones.

En seis de las 24 provincias los nativos bloquearon vías. "Total normalidad en principales ciudades. Lamentablemente, el viejo país, utilizando a indígenas, bloquearon" algunos caminos, escribió Correa en su cuenta de Twitter. Quito fue el foco de la jornada de protesta, la más intensa que enfrenta el Gobierno desde la rebelión policial de septiembre de 2010 que dejó diez muertos, y que fue considerada por Correa como un intento de golpe de Estado.

Decenas de indígenas se sumaron por la tarde a una movilización organizada por sindicatos.

Los reclamos contra el Gobierno son de toda índole, pero confluyen principalmente en la exigencia de que se retire un paquete de enmiendas constitucionales que debe ser aprobado en diciembre por el Congreso de mayoría oficialista. Entre las enmiendas está una que permitiría a Correa, en el poder desde 2007, presentarse a un nuevo mandato de cuatro años en las elecciones de 2017.

Acosado por protestas que estallaron el 8 de junio, Correa admitió que encara una "dura prueba", en medio de la desaceleración de la economía por la caída de los precios del petróleo y la apreciación del dólar -la moneda que circula en Ecuador-, y cuyo alto precio les quita competitividad a los productos ecuatorianos. Muy popular en varios sectores, Correa todavía no decidió si se presentará a un nuevo mandato, pero denunció que el movimiento de protesta busca sacarlo del poder antes de 2017. Además, sectores empresariales de clase media y alta protestan contra las políticas de corte socialista, como el aumento de los impuestos a las herencias y a la plusvalía.

Agencia AFP

Dejá tu comentario