Oleada de novela negra nórdica sigue a Larsson

Edición Impresa

Estocolmo - Una detective de ficción investiga la escena de un crimen por la mañana, interroga a los sospechosos a mediodía y recoge a su hijo de tres años de la guardería después del trabajo. Llámelo novela negra nórdica y espere los elogios.

Montada sobre el éxito del fallecido escritor Stieg Larsson, la ficción policial de algunos de los países más seguros e igualitarios del mundo se ha hecho un espacio rentable en las librerías de todo el mundo, y pronto podría tomar Hollywood.

En la creciente nómina de escritores escandinavos hay veteranos como Henning Mankell y estrellas en alza como Camilla Lackberg, Liza Marklund, Jens Lapidus y el antiguo corredor de bolsa noruego Jo Nesbo. «Tenemos suerte de que Stieg Larsson y Henning Mankell nos abrieran las puertas», dice Nesbo, de 50 años, cuya obra «Nemesis» fue candidata al premio Edgar, entregado por los Escritores de Misterio de EE.UU., a la Mejor Novela del Año.

La novela negra nórdica tal como la conocemos -crudamente detallada, de intrincada trama, a menudo entrelazada con temas sociales- empezó a ganar seguidores fuera de su mercado natal a fines de los 90, cuando la obra de Mankell ganó fuerza en Alemania. Pero su éxito se mantuvo limitado al norte de Europa hasta hace unos pocos años, cuando la trilogía «Millennium» de Stieg Larsson arrasó en las listas de más vendidos desde Francia hasta Brasil, vendiendo más de 25 millones de ejemplares en todo el mundo.

Pero incluso sin la fama de Stieg Larsson, es probable que la novela negra escandinava retenga la atención de los lectores por muchos de los mismos motivos por los que las sociedades escandinavas ejercen esa influencia sobre la imaginación de los que viven fuera de ellos. «Los lectores extranjeros encuentran exótica a Suecia, y puede ser fascinante descubrir que no es un país tan perfecto después de todo», comentó Elin Sennero, de la editorial sueca Norstedts, que fue la primera en leer el trabajo de Larsson. «Estos autores muestran un lado más oscuro, más violento de Suecia», agregó.

Agencia Reuters

Dejá tu comentario