8 de noviembre 2011 - 00:00

¿Otra vez los metales?

¿Otra vez los metales?
En el mes de septiembre tanto el oro como la plata han sufrido fuertes caídas que han llevado los precios desde niveles máximos históricos en los 1.920 dólares a valores de 1.530 dólares para el oro y desde niveles de 43,4 dólares a niveles de 26 dólares por onza para la plata.

Si bien desde esos valores los metales se han venido recuperando durante el último mes, la pregunta que todo inversor se hace actualmente es si el avance en fuerza forma parte de una reanudación de la tendencia alcista o si la misma debe considerarse como un movimiento en contratendencia y engañoso para que finalmente luego la baja quede retomada y el proceso correctivo en fuerza desde los máximos históricos se termine agudizando.

En primera instancia debemos recordar que el bull market desarrollado por estos metales lleva ya diez años, habiendo dado inicio en el año 2001, en valores de 250 dólares por onza en el oro y en los 4,1 dólares por onza en plata. El crecimiento de los metales, principalmente lo visto en los últimos años, muchos analistas lo han venido atribuyendo a un mercado de cobertura de la fuerte volatilidad e incertidumbre que han vivido los mercados financieros en este período, en primera instancia con una importante debilidad del dólar, luego con los efectos de la crisis subprime y actualmente con los efectos de la crisis europea.

Sin embargo, lo más alarmante que debemos destacar desde la perspectiva técnica es el grado de convencimiento que tiene actualmente el mercado en considerar que estos productos, principalmente el oro, seguirán siendo la principal vía de refugio del mundo inversor. Recordemos que los mercados se mueven por tendencias y estas tendencias alcanzan su saturación justamente en el momento en que el convencimiento generalizado y la confianza de los participantes llega al punto más alto.

Lo interesante de destacar en relación con lo comentado es que justamente el punto de saturación de la confianza parece haber sido conseguido en los máximos de septiembre, donde claramente el mundo inversor vio en los metales, en el dólar y en el bono norteamericano las vías de refugio a la crisis europea. Es así como el oro llegó a valores históricos en los 1.930 dólares por onza y la plata logró hacia el mes de septiembre regresar hacia la zona de máximo en torno a los 45-50 dólares. Sin embargo, este escalonamiento alcista alcanzó niveles de exposiciones históricas por parte de los inversores, y como todos sabemos, para que el mercado siga subiendo necesariamente debe haber inversores que estén dispuestos a pagar precios cada vez más altos, cuando el caudal de compradores cede, ya que están todos ya comprados, entonces el mercado se satura y se terminan manifestando las reversiones bajistas como las vistas el pasado mes de noviembre, donde muchos especuladores se ven obligados a realizar cobertura de sus posiciones compradas, potenciando de esta forma la reversión bajista de los precios.

Es verdad que la caída de los metales observada durante el mes de septiembre ha limpiado bastante de los grados de sobrecompra existentes; sin embargo, no creemos que dicha baja haya sido suficiente como para limpiar el optimismo para con el oro y es por ello que aun cuando en las últimas semanas venimos viendo recuperaciones interesantes tanto para el oro como para la plata, nuestra sugerencia es mantener la cautela operativa, ya que el avance bien podría tratarse de un movimiento engañoso y temporal para que finalmente luego el proceso correctivo iniciado en los máximos se termine profundizando hacia los próximos meses, no sólo en precio sino también en tiempo.

Es por este motivo que pasamos a detallar nuestro análisis principal para el oro y la plata, exponiendo allí los parámetros técnicos que nos permitan dilucidar hasta dónde puede acceder el avance actual en caso de que nuestra lectura técnica sea correcta.

Análisis del oro

Desde el piso conseguido en los 1.530 dólares por onza en septiembre pasado, el metal viene recuperando posiciones en las últimas semanas. Hasta el momento el avance alcanzó la zona de 1.750-1.850 dólares por onza, área donde el metal enfrenta importante resistencia, ya que en estas instancias la recuperación alcanza el 61,8% y el 76,4% de Fibonacci a la baja previa desde los máximos históricos de 1.920 dólares.

Si nuestra lectura es correcta y el avance actual del metal es contratendencial, el mismo debería idealmente encontrar un techo en estas instancias alcanzadas para que finalmente desde aquí la baja del metal quede retomada, buscando regresar hacia los mínimos de 1.560-1.530 (donde además se concentra la media de 200 días) e incluso buscando acceder hacia niveles más deprimidos para los próximos meses, como profundización correctiva.

Nuestra atención estará centrada actualmente en la zona de 1.700-1.650 dólares, con caídas debajo de esta zona estaremos en condiciones de confirmar que la baja del metal ha quedado ya retomada.

Análisis de la plata

Tras la caída hacia los mínimos de 26 dólares, el metal también ha logrado recuperarse de manera parcial en las últimas semanas. Esta recuperación alcanzó hasta el momento la zona de 34,5-35,5 dólares que representa el 50% de Fibonacci a la baja previa e incluso allí se ubica actualmente la media de 200 días. Al igual que ocurre para con el oro, el avance es considerado contratendencial; el mismo debería idealmente encontrar resistencia en la zona alcanzada de 34,5-35,5 o bien buscar un escollo más alto en los 37,5-38 dólares para que finalmente luego la baja quede retomada y se logren conseguir niveles inferiores a los 26 dólares por onza.

Estaremos atentos actualmente a caídas inmediatas debajo de los 32 dólares, ya que ello será un buen indicio como para considerar que el techo buscado ha sido conseguido y que la baja ha quedado retomada en forma directa.

Conclusión

Ante la pregunta de si los metales han retomado la tendencia alcista y se encaminan a nuevas marcas históricas hacia los próximos meses, nuestra respuesta actual es que no. Creemos que la subida de las últimas semanas puede ser un gran engaño técnico y que los precios podrían de un momento a otro retomar la tendencia bajista y así profundizar el proceso correctivo iniciado en septiembre para el oro y en abril para la plata. Recordemos que muchos inversores actualmente traen posiciones compradas en los metales; por ello, de rehabilitarse la confianza en el mercado financiero, muchos inversores podrían optar por salirse del metal y buscar nuevamente activos de riesgo. Veamos...

Dejá tu comentario