Para ahorristas: bonos en dólares, el mejor refugio

Edición Impresa

Los que tienen bonos argentinos a mediano plazo en su cartera deben estar más que contentos. En medio de un derrumbe generalizado de títulos, el Boden 2015 consiguió subir el 0,30% y el Bonar X se mantuvo sin cambios. Las malas noticias de empleo de Estados Unidos causaron daños en los mercados del mundo y en los papeles argentinos en pesos, los cupones y las acciones.

La volatilidad que están teniendo las Bolsas hizo que el oro volviera a ser refugio y subiera el 1% a u$s 1.543 por onza. No hay que extrañarse si en algún momento alcanza el máximo histórico de u$s 1.577. Con crecer poco más del 2% anota otro récord. Este dato también lo deberían recoger ahorristas locales. Si bien la economía se está dolarizando, no hay que descartar el oro en los portafolios de inversión. El mercado minorista del metal precioso está más desarrollado y se puede apostar hasta a posiciones a futuro.

Marginal

El dólar marginal, en tanto, se mantiene en $ 4,265 pero la demanda continúa. Lo único que varió el viernes es que el Banco Central tuvo que comprar u$s 35 millones para que no baje el dólar. De todas maneras, en la semana que terminó tuvo que vender u$s 90 millones para alimentar a la mayor cantidad de compradores privados. Las reservas de la entidad, que el lunes de la semana pasada estaban en u$s 51.766 millones, el viernes bajaron a u$s 51.596 millones, es decir cayeron u$s 170 millones. Es una muestra de que la fuga de capitales continúa.

Si bien la entidad que preside Mercedes Marcó del Pont compró dólares en el mercado de contado, fue activa vendedora en el de futuro, en particular a fin de este mes. Como la tasa de operar a futuro en el OCT-MAE subió al 9,50%, sobre el final de la rueda del Forex-MAE, la principal plaza mayorista, el mercado se dio vuelta y aparecieron exportadores que hicieron bajar el dólar hasta $ 4,115. En ese instante el Central barrió los «offer» (oferta) de las pantallas y compró u$s 35 millones. Los compradores privados que resucitaron se llevaron el resto y permitieron que el dólar mayorista cierre a $ 4,121.

La Bolsa no pudo completar diez ruedas consecutivas de alza y el Merval de las acciones líderes cedió el 0,50%. La fuerte baja del crudo en el mundo incidió en las petroleras locales. De todas maneras, la caída se produjo con escasos negocios. El volumen fue de $ 48 millones. Tenaris perdió el 2,10% y fue la más afectada. El Banco Hipotecario sigue siendo líder en subas. Esta vez anotó un alza del 3,20% y fue el mejor papel del día.

Los títulos en pesos siguen sin ser tomados en cuenta por los inversores. El monto de negocios en títulos de la deuda, si se descuenta lo operado en Lebac y Nobac del Banco Central, en el Mercado Abierto Electrónico (MAE), fue de apenas $ 331 millones de los cuales el 33% se concentró en negocios en el Bonar X y el Boden 2015, dos bonos medianos en dólares.

Es tal la distorsión que ocasionan estos escasos negocios que el Par en pesos, nacido del canje de la deuda, producto de una sola e ínfima operación cayó más del 10%, pero es un cierre «no representativo» y no se debe tomar como tendencia o señal. Basta ver que el bono más importante del canje, el Discount en moneda local, perdió el 0,21% y es el que marca el rumbo.

Los cupones PBI mostraron que la economía está dolarizada. La versión en pesos cedió el 0,73% contra el 0,26% del emitido en dólares con legislación Nueva York.

Dejá tu comentario