Para Boca anoche salió el sol

Edición Impresa

Boca festejó bajo la lluvia un triunfo que necesitaba como necesita el campo justamente el agua. Tuvo las mismas distracciones defensivas de siempre (el gol de Castillejos fue una prueba contundente) y por momentos sufrió el partido, pero fue muy superior a Lanús y le terminó ganando con claridad.

Tuvo a un Riquelme, que con un par de toques marcó la diferencia y mucha dinámica en la mitad de la cancha.

Boca empezó ganando casi desde el vestuario, porque a los 12 minutos Gary Medel aprovechó un rebote para poner el 1 a 0, eso hizo que Lanús se jugara en ataque y le diera espacios para el contraataque, por lo que el partido se volvió emotivo y de ida y vuelta. Lanús empató aprovechando las comunes distracciones de la defensa de Boca en las pelotas aéreas, por lo que Castillejos cabeceó un centro de Blanco ganándole la posición a Muñoz.

En el segundo tiempo, la genialidad de Riquelme y Gaitán generó una gran jugada en el área, y Palermo la metió en la red.

Lanús no tuvo reacción y Boca lo avasalló. Hubo jugadas más parecidas a un «flipper» que al fútbol, pero a los 10 minutos el juvenil Cristian Erbes le metió la cabeza a un centro y aseguró el triunfo. Después, la calidad de Riquelme, Gaitán y Méndez y la desesperación de Lanús hicieron el resto y Boca terminó ovacionado por su público bajo la lluvia, como hace mucho no sucedía.

Dejá tu comentario