Paros golpearán vuelta a clases ya en 5 provincias

Edición Impresa

• Se extienden amenazas en otros distritos; Nación, a un paso de otro decreto

En medio del intento entre hoy y mañana de destrabar una paritaria docente nacional que parece condenada al naufragio por tercer año consecutivo, gremios docentes de cinco provincias ya oficializaron paros para el inicio del ciclo lectivo, que arrancará en cinco distritos el próximo miércoles y el 5 de marzo en el resto.

En esa línea, ya fueron lanzados anuncios de huelga para el miércoles en Chaco (hasta 72 horas) y Río Negro, y para el 5 de marzo en Catamarca (72 horas), La Rioja (48 horas) y Santa Cruz (24 horas).

Pero además las amenazas de huelgas se multiplican en la mayoría de los otros distritos -como Mendoza , Neuquén y Buenos Aires-, con escasas excepciones, como Santa Fe y Santiago del Estero (ver aparte).

El pasado viernes, el primer encuentro paritario formal entre el ministro de Educación, Alberto Sileoni, y los cinco sindicatos con representación federal -CTERA, UDA, SADOP, AMET y CEA- no permitió arribar a un acuerdo y derivó en un riesgoso cuarto intermedio hasta hoy o mañana, aunque hasta anoche no se había activado la nueva convocatoria.

La postal que emanó del Palacio Pizzurno no hizo más que confirmar el abismo que hasta el momento separa a las partes en el round en pos de la definición de la suba del sueldo inicial de los maestros a nivel país -hoy de 3.416 pesos-, y dejó a la Casa Rosada a un paso de la definición del incremento por decreto, de manera unilateral, como ocurrió en los últimos dos años.

La oferta gubernamental fue finalmente del 22% en tres cuotas entre marzo y noviembre, para elevar el sueldo inicial a 4.167 pesos en el anteúltimo mes del año, muy lejos de la suba del 61% (5.500 pesos) exigida por los gremios aglutinados en la CGT oficialista de Antonio Caló -UDA, SADOP, AMET y CEA- y de la del 42,2% (4.860 pesos) reclamada por CTERA, alineada con la CTA de Hugo Yasky.

Los dirigentes además exigen una reapertura de la discusión de sueldo en junio, para monitorear el impacto de la inflación tras la devaluación.

El Gobierno nacional también propuso el pago de dos cuotas de 1.000 pesos en carácter de presentismo -en la mitad del ciclo lectivo y al final-, que generó malestar entre los dirigentes.

En las últimas horas, el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, defendió la oferta oficial, al sostener que de esta manera el salario inicial de los maestros quedará a fin de año con un aumento del 26,8%, si se cuenta el incremento del 22% propuesto más los 2.000 pesos de presentismo.

En este marco, ayer el titular de UDA y secretario de Políticas Educativas de la central de Caló, Sergio Romero, confirmó que los cuatro sindicatos cegetistas se reunirán hoy al mediodía en la Ciudad de Buenos Aires para evaluar el delicado escenario.

Los dirigentes remarcaron que irán al encuentro oficial "con el ánimo de negociar", aunque la brecha entre las partes es grande y se profundiza en el caso del bloque de cuatro gremios, desde el cual dejaron entrever que su margen de negociación nunca será menor al de la cosecha de un salario inicial de 4.800 pesos.

Se trata de un posicionamiento más duro que el llevado adelante por CTERA, que para enfrentar la negociación optó por partir de la exigencia de un piso de 4.860 pesos, para maniobrar desde allí hacia abajo.

No obstante, todos coincidieron en rechazar la modalidad del dictado de un aumento por decreto, en la antesala del retorno a clases el próximo miércoles en Río Negro, Santiago del Estero, Chaco, San Luis y Tierra del Fuego.

"Si no hay acuerdo habrá inicio de clases bajo protesta en esos distritos, y la medida de fuerza será definida para el regreso masivo a las aulas del 5 marzo"
, advirtió un dirigente nacional a este diario, frente a la falta de entendimiento a nivel federal.

Previsiblemente, la indefinición desde Nación golpea de lleno en el interior, ya que no termina de emerger una pauta para ser tomada como referencia en las discusiones locales.

Casi a ciegas, los Ejecutivos se vieron obligados a activar las negociaciones, y varios de ellos avanzaron en ofertas superiores al 25% escalonado anual que pretende imponer un grupo de gobernadores, con el bonaerense Daniel Scioli a la cabeza, frente a exigencias gremiales que parten del 35% con reapertura de la discusión salarial en junio.

La aspiración de los gobiernos fue pulida en un encuentro que mantuvieron el 10 de febrero funcionarios de Hacienda de 15 provincias, y que tendrá una segunda cumbre el próximo miércoles -que finalmente no se concretará en la porteña Casa de Salta-, para monitorear el avance de las paritarias.

Por de pronto, para el round salarial de fondo, Scioli convocó a los maestros para mañana a las 18, y a los estatales para el miércoles a las 12.

Los maestros bonaerenses calentaron la cancha, en la previa. En esa línea, SUTEBA definió en un congreso que no volverá a las aulas el 5 de marzo si fracasan las negociaciones locales, mientras la minoritaria ADOSAC anunció que activará una huelga por tiempo indeterminado si no cosechan un salario mínimo de bolsillo de $ 9.800.

Dejá tu comentario