Pesares porteños: un año con calles rotas en San Telmo

Edición Impresa

A casi un año de que las calles Carlos Calvo al 200 y Defensa al 800, en el barrio porteño de San Telmo, se hayan convertido en lo más parecido a la superficie lunar, las obras siguen paradas y la zona prácticamente intransitable.

En febrero del año pasado, el Gobierno porteño comenzó refacciones en San Telmo con el objetivo de reemplazar los adoquines en mal estado y generar mejoras en el sistema de drenaje. Sin embargo, dos medidas cautelares suspendieron las obras justificando que se violaba la ley de empedrado de la Ciudad, al levantar los históricos adoquines para poner hormigón por debajo.

Desde entonces, transitar por esa zona se convirtió en una tarea realmente difícil. Se suma a esto el mal estado de varias calles del casco histórico y la suciedad constante debido a que las bolsas de basura rebalsan de los contenedores dispuestos por la Ciudad. San Telmo es ahora un barrio que, a pesar de su valor histórico, parece haber sido olvidado por las autoridades.

Adoquines

Durante el año pasado los adoquines que el Gobierno porteño llegó a remover descansaron amontonados sobre Carlos Calvo cortando totalmente el tránsito. Esta situación generó, además, quejas de los vecinos que denunciaron el robo de las piezas. Por esa razón en diciembre se dictó una ampliación de las medidas cautelares, disponiendo que el Gobierno porteño resguarde los adoquines que se habían acumulado, los cuales fueron trasladados a la planta asfáltica del Ente de Mantenimiento Urbano Integral (EMUI) en el barrio de Flores.

Esta cautelar dispuso además que el Gobierno de Macri se abstenga de ejecutar tareas que impliquen toda remoción definitiva del adoquinado en el barrio de San Telmo, un empedrado que tiene más de 140 años. Así es que hasta el día de hoy, tanto Carlos Calvo como Defensa no cuentan en esos tramos con adoquines ni hormigón. Ambas se convirtieron en calles desprolijas, con pozos, e incómodas de transitar con auto, con el riesgo de provocarle además daños al vehículo.

En tanto, el 15 de enero se publicó en el Boletín Oficial de la Ciudad de Buenos Aires la Ley 4.806 con la que se declaran integrantes del Patrimonio Cultural de la Ciudad las calles construidas con adoquinado granítico. La ley establece además que "las vías circulatorias terciarias, adyacentes y/o circundantes a monumentos o lugares históricos de la Ciudad de Buenos Aires cuyo solado se encuentre actualmente ejecutado con empedrado o adoquinado serán mantenidas con dichos materiales a efectos de preservar la continuidad en el paisaje urbano de las arterias".

Dejá tu comentario