Pese a Jackie Chan, comedia desabrida

Edición Impresa

«Mi vecino es un espía» (The Spy Next Door, EE.UU., 2010, habl. en inglés). Dir.: B. Levant. Int.:J. Chan, A. Valletta, M.arroll, M. Scheving, G. Lopez. 

Jackie Chan nunca aburre, ni siquiera cuando está muy lejos de China, a las órdenes de un director tan poco personal como Brian Levant, en una comedia familiar desabrida incluso para los standards del Jackie hollywoodense post «Rush Hour».

El gran acróbata, comediante y experto en artes marciales interpreta a un espía prestado por el gobierno chino a la CIA, que lo ubica en un barrio suburbano haciéndose pasar por un aburrido importador de lapiceras. Decidido a abandonar su vida de agente secreto, Jackie comienza una relación amorosa con la vecina de al lado, pero el mayor obstáculo para este romance son sus tres hijos, que consideran al pretendiente oriental una especie de nerd superformal. Un viaje intempestivo de la madre obliga a que Jackie cuide a los chicos, justo cuando un supervillano escapa de prisión y manda todos sus esbirros a liquidarlo.

A favor de la película se puede mencionar los temas musicales simpáticos (desde «El Secret Agent Man» de Johnny Rivers hasta Blondie y temas surf) y la repetición de algunas de las rutinas más célebres de Chan, como las peleas con escaleras y bicicletas, claro que en versiones más breves y lights. Algunos chistes son buenos, y las dos nenas y el varón -que también quiere ser espía- no actúan mal, pero éste es el tipo de película que sólo se puede disfrutar en serio si sirve para acompañar a chicos de 8 años, o si ayuda a pasar el rato en un largo viaje en avión, como el que acaba de hacer Jackie Chan para volver a filmar en China, seguramente algo mejor que esto.

Dejá tu comentario