5 de octubre 2012 - 18:36

Planean flexibilizar importaciones y giros

• SIEMPRE Y CUANDO EMPRESAS HAYAN INVERTIDO ESTE AÑO Y BAJO OTRAS ESTRICTAS CONDICIONES

Guillermo Moreno
Guillermo Moreno
Será con cuentagotas y sólo para empresas que le demuestren a Guillermo Moreno que han invertido durante 2012. Con estas condiciones, el Gobierno habilitó al secretario de Comercio Interior para flexibilizar las restricciones para el acceso de divisas a las compañías privadas. Algunas de éstas podrán comenzar a importar bienes de capital e intermedios y, quizá, derivar algo de ganancias al exterior.

La orden llegó en las últimas horas al funcionario, luego que Cristina de Kirchner confirmó la evolución favorable de la balanza comercial y que el superávit entre exportaciones e importaciones superará largamente los u$s 10.000 millones que se había impuesto como meta el Ejecutivo para este ejercicio. Según los datos de agosto, en los primeros ocho meses del año el saldo positivo trepó a los u$s 10.031 millones. Los funcionarios optimistas del Ministerio de Economía de Hernán Lorenzino hablan incluso de un nivel que podría alcanzar los u$s 14.000 millones. Para esto, se confía en que los sojeros liquidarán a las exportadoras del commodity los casi u$s 2.500 millones que se supone aún están «estoqueados» en los silos y silobolsas de los campos argentinos. Se espera también que en el último trimestre del año, acompañando la recuperación económica en Brasil, aumenten las exportaciones hacia ese mercado, algo débil en este 2012.

Optimismo

Por otro lado, y tal como había adelantado este diario, hay optimismo con la balanza negativa final que arrojaría la cuenta energética. La diferencia entre importaciones y exportaciones de combustibles llegaría a los u$s 6.000 millones, menos de los u$s 8.000 o más que se esperaban en algún momento del año.

El menor nivel de actividad económica local de este año y un invierno menos riguroso apoyan la expectativa oficial sobre la mejora en esta balanza.

Con este mejor resultado en cuanto al ingreso y la salida de divisas, y ante un panorama político y económico que requiere más flexibilidad por parte del Gobierno, se decidió comenzar a liberar el acceso a dólares, aunque sólo sea para casos puntuales. El encargado de esta misión, otra vez, será Moreno. Él tendrá que llamar a responsables de grandes empresas multinacionales y nacionales con alto poder exportador para que concurran a su despacho y lloren sus cuitas ante la imposibilidad de importar para poder incrementar los niveles productivos. También tendrán prioridad las empresas que se concentren en el mercado interno, pero tengan un alto nivel de multiplicación de bienes de consumo masivo. En estos casos, habrá una liberación de bienes de capital y productos intermedios que estuvieron descansando el último invierno en los puertos y las aduanas del país, a la espera de la bendición para poder ingresar. Se deberá tratar compras al exterior que estén destinadas exclusivamente a producir. Serán vetados todos los pedidos para bienes de consumo final o aquellos que Moreno considere que pueden ser fabricados o proveídos por compañías locales. Las prioridades serán maquinaria y repuestos, junto con algunos commodities para la alimentación y bienes intermedios para las terminales automotrices, siderúrgicas y metalúrgicas.

Moreno también estará capacitado para sondear una misión más compleja. Podrá, al menos, conversar sobre la posibilidad de un eventual permiso para que aquellas multinacionales altamente exportadoras y que hayan tenido un buen 2012 puedan distribuir dividendos a sus accionistas externos. Se descarta que el permiso llegará después que se hayan girado desde el Banco Central al Tesoro los más de u$s 3.000 millones necesarios para cumplir con el Cupón PBI de fin de año. Sin embargo, la buena noticia es que se les podrá prometer a los accionistas o las casas matrices que algunos dólares podrán ser girados. Para esto, nuevamente, habrá que cumplir con largos exámenes ante Moreno, funcionario con capacidad de tramitaciones burocráticas extremas, demostrando que durante este complicado año se invirtió, no se protestó y, lo más importante, se prometerá continuar con esta política durante 2013.

Dejá tu comentario