Plaza granaria al compás del mercado financiero

Edición Impresa

El mercado sigue de cerca las alternativas financieras globales, elementos de juicio que, a esta altura, resultan más contundentes que la propia realidad de la plaza granaria.

Un dólar más fuerte, consecuencia de los inconvenientes surgidos en la eurozona, por lo general debilita a las materias primas agrícolas y al perfil exportador de Estados Unidos. Las cifras de ventas externas norteamericanas de las últimas semanas no resultaron ser muy halagüeñas y algunas plazas, como la soja, se fortalecieron en algún momento por la expectativa que mayores compras chinas podrían llegar a revertir el panorama de precios actual.

También el mercado mundial intenta establecer alguna prima en las cotizaciones, ante la posibilidad de un escenario climático adverso en nuestra región, ante la presencia de la corriente de La Niña.

En trigo, el mercado mundial sigue presionado por la fuerte competencia de mercadería proveniente de la región de Mar Negro. Rusia ya ha vendido una parte importante de su cosecha de calidad, y es probable que el Gobierno impulse la aplicación de impuestos a las exportaciones para desalentarlas y así proteger a su mercado interno. La recomposición productiva de esta campaña, la escasa competencia exportadora y la buena demanda internacional permitió que este país se encontrase muy activo en sus ventas externas en los primeros tres meses de su año comercial.

Ucrania también se encuentra activo en su actividad exportadora y está incluido en la lista de vendedores de Egipto, aunque la calidad de su mercadería se encuentra bastante cuestionada.

Los buenos rendimientos obtenidos en la región del Mar Negro conspiran contra las exportaciones trigueras de Canadá y Australia. También para los productores europeos se dificulta la entrada de mercadería a los mercados del norte de África y del medio oriente por la fuerte competencia de mercadería barata que proviene de aquella región.

Cosecha avanzada

En la Argentina, la cosecha avanza a buen ritmo y en pocas semanas más se generalizará en el corazón triguero de la provincia de Buenos Aires. Según la Bolsa de Cereales de Buenos Aires, en esta campaña se implantaron 100 mil hectáreas menos que en la anterior por la fuerte competencia de la cebada, un cultivo alternativo con mejores posibilidades comerciales.

La Bolsa estimó en su último informe que la producción total de trigo en nuestro país alcanzará los 13 millones de toneladas, en línea con lo proyectado por el Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) en su última estimación mensual y 400 mil toneladas más que lo revelado en su reporte anterior. De todos modos, esta cosecha resultará un 17% inferior a la de la campaña 2010/11.

Los precios en el Matba experimentaron una fuerte baja en el curso del último mes, quebrando el área de los u$s 120 en el Matba y recortando seriamente los márgenes de utilidad.

Hace diez años, los precios de los commodities iniciaban un fuerte ciclo alcista, respondiendo a la sólida demanda mundial de materias primas por parte de las economías emergentes.

En esta línea, los analistas del Deutsche Bank comienzan a proyectar sus estimaciones para el año entrante, señalando que, si bien los grandes ciclos de subas en estas plazas cuentan con una duración general de alrededor de 20 años, el futuro de estos mercados en 2012, no resulta ser hoy muy claro.

Según la entidad bancaria, la evolución positiva de las cotizaciones de las materias primas dependerá fundamentalmente que los estímulos que la Reserva Federal norteamericana viene realizando para impulsar la economía de ese país resulten exitosos. También cobra importancia la situación reinante en China y la habilidad de la política europea para resolver la crisis de deuda soberana en esa región. Para los especialistas, la situación relacionada con la eurozona es la que ofrece mayor riesgo y preocupación.

Por estas razones, mantienen para el año entrante una mirada defensiva en el sector, sosteniendo que pueden existir oportunidades de compra puntuales, cuando surjan evidencias que alguna plaza ya justipreció en sus cotizaciones las malas noticias o cuando algún commodity se encuentre por debajo del costo de producción y la demanda de largo plazo luzca constructiva.

En relación con los commodities agrícolas, el Deutsche comenta en su último reporte de materias primas que mantiene una postura bajista respecto de los precios del maíz, consignando que se registraron dos campañas consecutivas con magros rendimientos en este cultivo en Estados Unidos, fenómeno que generó una importante mejora en las cotizaciones en comparación con otros granos, anticipando además que los productores de ese país responderán la campaña entrante con una abultada siembra.

Sin embargo, para la soja, el banco mantiene una posición alcista al señalar que el evento de la corriente de La Niña puede amenazar la productividad de nuestra región, particularmente en Brasil y la Argentina, países que representan el 45% de las exportaciones globales de este producto.

Informe de Panagrícola

Dejá tu comentario