Poda la Corte gasto a Consejo de jueces

Edición Impresa

La Corte Suprema de Justicia retomó ayer los acuerdos de ministros tras la feria judicial. La primera conversación, luego de las felicitaciones correspondientes a Carlos Fayt por su cumpleaños, tuvo sus indicios durante 2013: este año que comienza la Corte dejará de financiar con préstamos al Consejo de la Magistratura, organismo que ya tiene una deuda con el máximo tribunal que ronda los 1.000 millones de pesos.

El Consejo de la Magistratura tiene a su cargo la administración del Poder Judicial y los sueldos de todos los funcionarios a excepción de los de la Corte Suprema.

Si bien el cuerpo colegiado cuenta con un procentaje mayor que el de la Corte en el Presupuesto, también es cierto que tiene gastos mayores, ya que el 90 por ciento de los mismos es en materia salarial.

El presupuesto para el Poder Judicial implica un 3% del general aprobado por el Congreso cada año, del cual la Corte sólo tiene el 0,78% y el resto se asigna al Consejo de la Magistratura.

La cuestión presupuestaria inquieta en la Corte donde una reasignación avalada por el Gobierno aparece como el único camino para resolver el estado de crisis administrativa. Durante el año pasado algunos ministros -Elena Highton de Nolasco fue de las más enfáticas- expresaron críticas al financiamiento del Consejo.

Por lo pronto, ayer Ricardo Lorenzetti ya acordó un encuentro con el titular de la Magistratura, Mario Fera. La Corte sigue de cerca el recambio de autoridades que tendrá lugar en el Consejo en los próximos días (ver nota aparte).

En el máximo tribunal es clave el recambio de nombres en la Magistratura, no sólo por la deuda sino por asuntos cotidianos de gestión: prácticamente todos los asuntos administrativos del Consejo requieren de la firma del administrador de la Corte. Un estado de confrontación traería consecuencias inevitables.


Además de traspasarles fondos, la Corte asumió distintas oficinas que estaban bajo la órbita del Consejo, pero cuya administración estaba lejos de arrojar los resultados deseados.

Recordaron ayer en el acuerdo que a fines de diciembre se conocieron los resultados de la auditoría que realizó sobre las cuentas de la Corte la Auditoría General de la Nación (AGN), informe favorable para el tribunal que, a diferencia de la Magistratura, cuenta con esta herramienta de control financiero.

Ayer también hubo comentarios, tal como había adelantado este diario, sobre la continuidad en el cargo de los ministros Raúl Zaffaroni y Carmen Argibay, ambos próximos a la edad de 75 que es el límite que establece la Constitución para ocupar un asiento en la Corte. Luego de esa edad es necesario un nuevo acuerdo del Senado para continuar en el cargo.

Declaraciones

Zaffaroni
ayer le restó importancia a sus declaraciones periodístcas del mes de diciembre en las cuales manifestó que planeaba abandonar el tribunal apenas cumpliera los 75 años.

Al mismo tiempo Argibay mantuvo un diálogo informal con algunos de los integrantes de la Corte y les hizo saber que este año no tiene previsto alejarse de su cargo.

La renuncia de Argibay, quien ingresó a la Corte en 2005, se especuló a raíz de los problemas de salud que viene sufriendo y que se agravaron en este último período.

Dejá tu comentario