Preocupante: creció a 9,6% el desempleo en segundo trimestre

Edición Impresa

Más personas buscan trabajo por el deterioro del ingreso familiar efecto de la devaluación.

El desempleo creció en el segundo trimestre al 9,6%, ubicándose 0,9 puntos por encima del mismo período del 2017, según informó ayer el INDEC. Son unas 150.000 personas más las afectadas, lo que eleva la cifra de personas sin trabajo a cerca de 1.900.000. No obstante, este incremento se dio en un marco donde se verificó un alza en las tasas de actividad y de empleo, que alcanzaron el 46,4% (+1 p.p.) y el 41,9% (+0,4 p.p.), respectivamente, lo que relativiza la destrucción del empleo en los últimos doce meses. En este período también hubo un avance en el nivel de ocupados demandantes de empleo, que crecieron al 16% (+1,3 p.p.) y de subocupados, que totalizaron el 11,2% (+0,2 p.p.).

El economista Gabriel Caamaño, de la consultora Ledesma sostuvo que durante el tercer trimestre "se verificó que la creación de empleo fue insuficiente para absorber el aumento de la oferta de trabajo". Además, remarcó que entre abril y junio "hubo un deterioro en la calidad de empleo, que se vio en el aumento de la informalidad, del cuentapropismo y de la subocupación". "Lo que sí, estamos en un contexto donde está creciendo la tasa de empleo en el sector privado, que está compensando al público, donde se verifica una caída o un estancamiento", agregó.

El aumento de la informalidad puede verse reflejado en el aumento de los trabajadores asalariados sin descuento jubilatorio, que pasaron del 33,8% en el segundo trimestre del 2017 al 34,3% en 2018. En cambio, aquellos con descuento cayeron del 66,2% al 65,75. Por otra parte, aquellos que trabajan por cuenta propia aumentaron del 20,4% al 21,3% en un año. Caamaño estimó que "es probable que se vea un mayor impacto de este proceso en el tercer trimestre, que será el período del año donde los salarios tengan un peor desempeño contra la inflación".

Vale recordar que la teoría económica considera como desocupado a aquellas personas que no poseen trabajo, pero están buscando uno. Es por ello que el dato de las tasas de actividad y de empleo son un dato relevante para el análisis macroeconómico, ya que durante el período se vieron alzas en estos dos últimos indicadores. En ese sentido, Caamaño indicó que "el aumento del desempleo no está explicado por los Jefes de Hogar, sino por los jóvenes menores a 29 años y mujeres de edad media, que ingresaron en el mercado laboral para intentar compensar el deterioro en el ingreso hogar". "Esto es un fenómeno típico de los períodos en donde cuesta generar empleo", precisó.

La tasa de actividad de las mujeres creció del 69,2% al 69,5%, en un contexto donde la desocupación de las mismas creció del 9,5% al 10,85%, lo que explica parcialmente el aumento en el desempleo verificado en estos meses. Entonces, ante el deterioro de la actividad y la aceleración de la inflación, producto de la crisis cambiaria y de los diversos aumentos de tarifas, en los próximos meses el deterioro de los salarios reales de los hogares seguirá impactando sobre estos indicadores, lo que influirá sobre el aumento de la búsqueda de ingresos adicionales.

El contenido al que quiere acceder es exclusivo para suscriptores.

Dejá tu comentario