Preocupante: fraude en empresas creció el 20% en cuatro meses

Edición Impresa

El fraude en empresas argentinas creció un 20% en el primer cuatrimestre de 2010 en comparación con el año pasado, según el informe mundial que elabora Kroll, consultora de riesgos. De esta manera, la Argentina vuelve a colocarse entre los países con mayor índice de maniobras fraudulentas de América Latina, aunque los especialistas reconocen que a raíz de la crisis, las compañías locales están preocupadas por controlar sus costos y por eso están poniendo mayor énfasis en la detección de delitos internos. De todas maneras, el estudio sostiene que las firmas locales pierden más del 10% de su facturación en fraude. Asimismo, las consultas por inseguridad empresaria aumentaron cerca de un 80% con respecto al año pasado. La mayoría de los delitos corporativos se concentraron en la fuga de capitales, bienes físicos e información relevante de la compañía. 

Facilidad

«En la Argentina es más fácil cometer fraudes que en otros países de la región porque aquí no existe un marco regulatorio para frenar el crecimiento de estos delitos», dijo a este diario Andrés Otero, CEO para América Latina y Miami de Kroll. «En la Argentina no hay decisión política para combatir el fraude. Si bien hay una incipiente mejora por parte de las empresas a la hora de adoptar herramientas para combatir delitos, la regulación del Estado sigue siendo tan débil como en los últimos años», agregó Matías Nahón, CEO local de la firma.

A diferencia del año pasado, cuando las consultas por fraude se concentraron en los sectores de retail y el financiero, este año las que más crecieron fueron las consultas de las multinacionales preocupadas por el poder que están adoptando los sindicatos en el accionar de las empresas (aumentaron un 100% interanual). Según Otero, el caso de Kraft Foods y su conflicto aún inconcluso con sus delegados despertó en el mercado local la preocupación de las compañías, que temen un efecto contagio por parte de los empleados. «El Gobierno está dejando que los sindicatos tomen un poder desmedido y eso repercute en el nivel de fraude. Al estar respaldados por sus respectivos sindicatos que son amigos del Gobierno, los delegados del personal parecieran ser inimputables, no pueden ser despedidos ni investigados por maniobras fraudulentas», dijo.

Otra de las consultas por fraude que más crecieron fueron las de los consorcios de countries (un 100% más que en 2009), por los reiterados robos y la vulnerabilidad en su seguridad que sufrieron en los últimos meses. En tanto, las áreas coorporativas que más casos de fraude registraron fueron compras, ventas y logística -donde se dieron numerosos robos y desviaciones de mercadería.

Para el especialista regional, las empresas argentinas son de las que mayor exposición a delitos corporativos tienen en la región y esto podría frenar la entrada de nuevas inversiones. «Luego de la crisis financiera mundial, los inversores sólo buscan inversiones de bajo riesgo. Y la Argentina, si no mejora sus condiciones de seguridad jurídica y empieza a combatir el fraude, perderá la oportunidad de captar dinero», concluyó Otero.

Dejá tu comentario