Producción local depende de cómo continúe el clima

Edición Impresa

Las nuevas disponibilidades de soja, provenientes de Brasil, comienzan a transitar los canales de comercialización mundiales, aunque con algunas dificultades logísticas. La concentración de buques alrededor de los puertos casi duplica a los del año anterior. Al no haber mediado mejoras consistentes en los puertos, las demoras resultan inevitables y prolongadas, lo que podría provocar anulaciones por parte de los importadores, que no se encuentran dispuestos a esperar casi dos meses para efectivizar las cargas pactadas.

También circulaba el rumor que China liberaría entre un millón y un millón y medio de toneladas de sus reservas estatales para volcarlas al mercado interno y así favorecer la actividad de molienda de sus crushers. También se habilitaría la compra de colza proveniente de Australia, Rusia y Ucrania.

En la campaña anterior, China importó un total de 2,93 millones de toneladas de esta oleaginosa, proveniente en su gran mayoría de Canadá y se proyecta que las compras de las próximas campañas excederán los 4 millones de toneladas, según fuentes oficiales.

El Departamento de Agricultura de Estados Unidos (USDA) estimó, en su último informe, que las importaciones de soja por parte de China alcanzarán en el curso de la campaña 2012/13, los 63 millones de toneladas, comparado con 59,23 importados en la campaña agrícola anterior. Los 63 millones de toneladas proyectados implican una demanda mensual promedio de 5,25 millones mensuales, lo que sugiere que la demanda total proyectada podría ser recortada en los próximos informes.

Los importantes stocks de aceite de soja acumulados en los puertos chinos, la flojedad en el mercado global de harinas proteicas y la caída doméstica en las cotizaciones de los cerdos apuntan a que esta hipótesis se pueda cumplir.

La consultora estadounidense Informa reveló sus proyecciones de área de siembra en Estados Unidos para la próxima campaña 2013/14.

Para maíz, estiman que se implantarán 39,56 millones de hectáreas. En la última proyección de enero la superficie proyectada fue de 40,2 millones de hectáreas, en tanto que el USDA proyecta una siembra de 39,05 millones de hectáreas.

En soja, Informa estima una siembra de 31,75 millones de hectáreas, comparado con 31,88 millones de hectáreas del informe previo y 31,36 proyectadas por el USDA.

Para trigo, la consultora estima que se implantarán 22,7 millones de hectáreas, comparado con 22,74 millones de hectáreas, del informe previo y 22,66 millones de hectáreas del USDA.

En nuestro país, la cosecha se generalizará en las próximas semanas con estimaciones de producción que dependerán de lo que acontezca, desde lo climático, en los próximos días. Se registraron algunas heladas en el centro y el sur de la provincia de Buenos Aires, aunque no se han reportado daños considerables. La última palabra la tendrán las máquinas cosechadoras, a la hora de evaluar los rendimientos reales de una campaña que comenzó, transcurrió y finaliza con diversas complicaciones climáticas.

El mercado de soja en la plaza de Chicago cuenta con un techo de u$s 550 la tonelada, para la posición de entrega mayo y de u$s 545 la tonelada para la posición julio.

El mercado se debate entre las escasas disponibilidades existentes en Estados Unidos y la buena campaña que se avecina en nuestra región, con un proceso de recolección que se extenderá hasta mayo/junio de este año.

(*) Director de Panagrícola SA.

Dejá tu comentario