PSA hará tres modelos nuevos

Edición Impresa

PSA Peugeot Citroën Argentina invertirá el préstamo por $ 150 millones que le otorgó el Gobierno -en el marco de los Créditos del Bicentenario- para desarrollar localmente «dos o tres modelos, además del Peugeot 308».

Así lo adelantó ayer Luis Ureta Sáenz Peña, que tras tres años como embajador argentino ante Francia retomó hace un par de meses la presidencia de la automotriz. El ejecutivo aseguró también que el mercado de automóviles en 2011 rondará los 800.000 vehículos producidos y 750.000 vendidos, y que en dos o a lo sumo tres años podría llegarse al «número mágico»: un millón de unidades, pese a que la industria -dijo- atraviesa «una crisis de crecimiento».

En diálogo con periodistas, Ureta Sáenz Peña -tras elogiar calurosamente a su sucesor, Aldo Ferrer- calificó de «invalorable» su experiencia en la sinecura parisiense. «Siempre quise hacer algo para el país desde la función pública, y cuando la Presidente me lo ofreció no dudé».

El Crédito del Bicentenario complementará las inversiones propias que viene haciendo la automotriz francesa, de cara al desarrollo de nuevos modelos en la Argentina. Según Ureta Sáenz Peña, «el grupo viene invirtiendo un promedio de $ 300 millones por año en los últimos años». Es, dijo, la primera vez que la empresa toma un crédito localmente y el plan prevé también el desarrollo de proveedores argentinos para sus nuevos modelos. Y si bien el empresario no adelantó cuáles serán los proyectos que planean agregar a las líneas que fabrican localmente, es casi un secreto a voces que serán el 308 y posiblemente el Citroën C4 «restyled».

En relación con las restricciones aduaneras que impiden el ingreso de vehículos importados, Ureta Sáenz Peña explicó que la suya es «diría la terminal menos afectada por este tema: nosotros exportamos mucho más de lo que importamos. Exportamos más del 50% de nuestra producción total, y 7,5 de cada diez vehículos que vendemos en el país salen de nuestra planta de El Palomar». Recordó que todos los años, en enero, se hace una parada en esa fábrica «no sólo para que los trabajadores se tomen vacaciones, sino también para hacer las actualizaciones tecnológicas y la incorporación de nuevas maquinarias y matrices».

Cabe apuntar que este año la automotriz debió agregar un segundo turno de producción, dada la demanda. «Este año vamos a estar el 45% por arriba de las ventas del año pasado, y el 30% más en producción», reveló.

En lo que hace al desbalance del comercio de autopartes recordó que la AFAC -la entidad que reúne a los fabricantes de ese sector- afirma que el déficit creció el 51% en lo que va del año, y lo atribuyó al crecimiento de la industria automotriz. «Tenemos un atraso en el desarrollo local de cinco o seis años; de eso somos todos culpables. Lo curioso es que estamos importando de países con el real alto y el euro alto; por eso, porque los precios de los importados son inconvenientes, hay espacio para el desarrollo de proveedores locales. Para eso hace falta un plan en el que converjan el Gobierno, las terminales y los autopartistas», aseguró Ureta Sáenz Peña.

También confirmó un dato adelantado por este diario: presidirá la Conferencia Industrial, el mayor evento que organiza anualmente la Unión Industrial Argentina (UIA), que se hará en el hotel Hilton. Anticipó que las jornadas serán inauguradas por la ministra de Industria, Débora Giorgi, y que está invitada Cristina de Kirchner para el cierre. En los dos días de la conferencia, que será a mediados de septiembre, está previsto también que hablen los principales candidatos que le disputarán la presidencia a Cristina.

Dejá tu comentario