Quedan nueve finales

Edición Impresa

Discutido, minimizado, criticado, el fútbol nuestro de cada día está acostumbrado a recibir de propios y extraños más rezongos que elogios. Que se juega mal, que la histeria no tiene límites, que es una trituradora de técnicos, y así podríamos seguir enumerándole las etiquetas que le han ido endosando. Lo cierto es que pocas ligas en el planeta tienen atractivos como los torneos argentinos. Repasemos: en los últimos ocho campeonatos locales no se repitieron los equipos consagrados, así fue como cronológicamente terminaron dando la vuelta olímpica Estudiantes, San Lorenzo, Lanús, River, Boca, Vélez, Banfield y Argentinos Juniors. Aunque sean torneos cortos, en casi ningún rincón del mundo se da semejante variedad de campeones.

El actual Apertura tiene a Estudiantes (25 puntos) cortado en el primer puesto, con cinco puntos de ventaja sobre sus escoltas, pero ni los propios jugadores de Alejandro Sabella se animan a sentirse campeones antes de término. Los números son contundentes, el Pincha recibió goles en sólo dos de los diez partidos disputados; de local (en cancha de Quilmes) ningún rival le marca un tanto desde hace 770 minutos, cuando Marcelo Quinteros, de Banfield, le empató en el Clausura pasado. Las cifras dan una muestra clara de que esta versión de Estudiantes hace de la defensa su valor agregado y que quizá no tenga el vuelo futbolístico de hace un tiempo, pero ganó en efectividad. Su agenda marca que en dos fechas jugará en Liniers ante Vélez y que la casualidad ha querido que cierre en la última jornada ante Arsenal (20 puntos), el otro actual escolta.

Los de Alfaro indudablemente se han hecho cargo de ser la sorpresa del Apertura, debían sumar para escapar de los puestos de promoción en la tabla de promedios y ya han llegado a los 20 puntos, que los obligan a poner sus ojos en la cima de la tabla. No recibieron goles en los últimos cuatro partidos pero su fixture los obliga a recibir a Godoy Cruz y a tres de los grandes (Racing, Boca y San Lorenzo). En la misma línea aparece Vélez (20), un equipo formado, con buen recambio, y que hace de su cancha un lugar inexpugnable. Ganó los cinco partidos, donde sólo recibió un gol, pero decae notoriamente cuando juega de visitante; en esa condición se tendrá que ver las caras con dos de los que todavía mantienen las chances de pelear por el título, Banfield y Godoy Cruz.

Más relegados en la tabla de posiciones aparecen cuatro equipos que no se resignan en su ilusión. Lanús (18), que mejoró e hilvanó tres victorias consecutivas y debe enfrentarse con Estudiantes y Vélez; Newells (17) lleva un invicto de nueve jornadas en el actual torneo; Godoy Cruz (16), que ha perdido valiosas unidades jugando en Mendoza pero que tiene la virtud de salir a ganar en todos los terrenos, y hasta River (16) se refugian en aquello de que esto es fútbol y que en la Argentina todos tienen la posibilidad de consagrarse campeón.

Dejá tu comentario