Rafecas defendió desestimación de la denuncia Nisman

Edición Impresa

Al mismo tiempo que se conocían los alcances del procesamiento dictado por Claudio Bonadio, su par Daniel Rafecas se defendía ante el Consejo de la Magistratura por presunto "mal desempeño" al haber desestimado la denuncia planteada por Alberto Nisman que derivó en el fallo de ayer. Rafecas presentó su descargo ante la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura, que podría derivar en un pedido de juicio político en su contra. La declaración por el denominado artículo 20 es el equivalente a una "indagatoria" pero en el marco de un proceso disciplinario.

Rafecas aseguró que su resolución de desestimar la denuncia de Nisman contra Cristina de Kirchner por el memorándum de entendimiento con Irán "no fue una excepción sino la regla". El juez mencionó otros casos en los que tomó la misma decisión de desestimar la denuncia y no pedir pruebas, entre los que citó presentaciones judiciales contra Mauricio Macri, Elisa Carrió, Claudio Avruj, Federico Sturzenegger y Julio Cobos. "De ser cierta la acusación en mi contra, deberían investigarme por estas otras causas", evaluó. Incluso, el magistrado dejó claro que tampoco iba a renunciar, y que se iba a "hacer cargo de todas las consecuencias" de lo que resolvió "en todos los casos" en los que le ha tocado trabajar, "con la convicción de haber hecho siempre lo correcto". "La denuncia de Nisman gira en torno al Memorándum con Irán, que se firmó en enero del 2013. Como sabemos, ese Memorándum, no vio la luz, no entró en vigor, Irán nunca lo aprobó, no se procesaron las cartas reversales. Ese Memorándum quedó trunco, no se convirtió en un acto jurídico y, por lo tanto, no pudo producir ninguno de los efectos que, supuestamente, podía tener", explicó. En este sentido, el magistrado sostuvo que para que exista un delito "lo que vale es el ordenamiento jurídico" ya que "la mera intención no basta". La acusación que es instruida por el senador radical Ángel Rozas, se apoya en que el magistrado dio por cerrado el expediente -pese a tener impulso fiscal- "sin dar lugar a la mínima investigación, con insuficiente formulación, con manifestaciones políticas impropias e inusual premura". El centro de la investigación del desempeño de Rafecas, iniciada por denuncias de los diputados oficialistas Elisa Carrió y Waldo Wolff, se ubica en sus decisiones en relación a la denuncia que, en enero del 2015, pocos días antes de ser hallado muerto de un disparo en la cabeza, había formulado el entonces titular de la UFI-AMIA Nisman, contra la ex presidenta Cristina de Kirchner por el presunto encubrimiento de los iraníes acusados del atentado a la AMIA, causa por la que ahora Bonadio pidió su desafuero y detención preventiva.

Dejá tu comentario