Reaparece Moyano con actos hoy en estadio bonaerense

Edición Impresa

Hugo Moyano intentará poner hoy en exhibición su musculatura gremial con un acto en el partido bonaerense de Morón, que apuntará a disimular su pérdida de influencia en la CGT. El camionero buscará reunir a 30 mil adherentes en el estadio del club Deportivo Morón, en el primer acto que encabeza luego del cierre de listas para candidaturas de octubre próximo y en el que consideró que el Gobierno desairó a los dirigentes gremiales. La convocatoria no será un problema para un sindicalista acostumbrado a llenar estadios con la asistencia protagónica de afiliados al gremio de los choferes.

La jornada arrancará a las 10 con la inauguración de un sanatorio de la obra social del sindicato en San Justo. Dos horas más tarde, Moyano se trasladará al estadio para encabezar el acto. En lo formal, la ocasión servirá para recordar el aniversario número 59 del fallecimiento de Eva Perón.

Se prevé que allí retomará sus principales banderas de los últimos tiempos: necesidad de mayor protagonismo sindical en política, mejoras en los ingresos de los trabajadores y resolución de los baches financieros de las obras sociales.

La convocatoria será la primera de características masivas luego de las fricciones que ocasionó dentro de la CGT el tironeo con el Ejecutivo en el reparto de candidaturas. La anterior se había concretado en abril, cuando Moyano y sus aliados en la central obrera congregaron a decenas de miles de personas en la intersección de las avenidas Belgrano y 9 de Julio, para confirmar su apoyo a Cristina de Kirchner y, justamente, pedir más espacios en las listas.

Reconstrucción

El camionero comenzó la semana pasada la labor de reconstrucción de su influencia y poderío en la CGT. Una reunión del Consejo Directivo de la central contó con la participación de algunos dirigentes que hasta entonces estaban en duda, como el metalúrgico Antonio Caló (UOM) y el taxista Omar Viviani. Es que el distanciamiento político con el Gobierno les dio aire a varios dirigentes para cuestionar una vez más los mecanismos de conducción de Moyano en la organización de Azopardo 802.

Desde el sindicato dieron a conocer que fueron invitados los miembros del Consejo Directivo, además de representantes de la filial porteña de las 62 Organizaciones Peronistas, que lidera Alejandro Amor, recientemente electo legislador porteño. Entre los que confirmaron su presencia están laderos hasta ahora fieles de Moyano, como Omar Plaíni (canillitas) y Juan Carlos Schmid (dragadistas). Otros dirigentes prometieron -al igual que en los cónclaves internos- aportar a sus segundos para atiborrar el palco.

En la última reunión del Consejo Directivo el camionero delineó la estrategia a seguir para plantarse frente al Gobierno. A la falta de representación sindical en las listas se le responderá al Ejecutivo con mayor presión sobre demandas económicas pendientes: entre ellas, la inminente convocatoria al Consejo del Salario, donde la CGT pedirá elevarlo a $ 2.600, lejos de los $ 2.300 que planeaban fijar en el Ministerio de Trabajo.

Otro reclamo estará centrado en la baja de la presión de Ganancias sobre los asalariados. En el sector del transporte -uno de los que mejores sueldos percibe- calcularon que por lo menos un mes y medio de sueldos queda en manos del fisco. La problemática de Ganancias se debatió en tono áspero el martes pasado durante una reunión reservada de la Confederación de Trabajadores del Transporte (CATT), que encabeza Viviani. Allí estuvieron representados gremios marítimos, aeronáuticos, ferroviarios y carreteros. Todos coincidieron en la necesidad de meterle más presión al Gobierno antes de las elecciones de octubre. Y quedaron en realizar un nuevo encuentro en la segunda semana de agosto con los nucleados en esa sigla.

Amenaza

Los sindicatos del transporte guardan en la manga la amenaza que más preocupa al Gobierno en el período preelectoral: un paro del sector del transporte. Pero, desde ese sector deslizaron que no se conformarán con un nuevo retoque al gravamen.

Dijeron que meterán presión también para que en un eventual próximo gabinete de Cristina de Kirchner, a partir de 2012, exista el meneado Ministerio de Transporte con el que sueñan Moyano y sus aliados. En las conversaciones con el ministro de Planificación, Julio De Vido, los sindicalistas llegaron a plantear la división de esa cartera en tres: transporte, obras y servicios, y energía.

Dejá tu comentario